Los países en donde se distribuyen los hábitats del leopardo de las nieves se reúnen para abordar las amenazas actuales y futuras para este felino y su hábitat vital: el cambio climático y el desarrollo de infraestructuras. El leopardo de las nieves en las cabeceras de los ríos que abastecen de agua dulce a cientos de millones de personas. Según WWF quedan unos 4.000 leopardos de las nieves que son víctimas además de la caza furtiva. Un informe reciente de Traffic estima que hasta 450 leopardos de nieve son cazados cada año  como parte del mismo comercio ilegal que está diezmando elefantes, rinocerontes y tigres en Asia y África.

Los países del área de distribución del leopardo de las nieves se reunieron por primera vez en 2013, cuando se comprometieron a alcanzar un ambicioso objetivo de asegurar 20 hábitats del leopardo de las nieves para el año 2020. Este compromiso daba esperanza para el futuro de esta especie icónica y podría convertirse en un ejemplo de éxito de conservación a nivel mundial.

Hasta 450 leopardos de nieve son cazados cada año

La organización WWF insta a estos países del área de distribución del leopardo de las nieves (Afganistán, Bhután, China, India, Kazajstán, Kirguistán, Mongolia, Nepal, Pakistán, Rusia, Tayikistán, Uzbekistán) a asegurar 20 hábitats, de lo contrario «se producirán daños irreversibles tanto para la especie y su hábitat, como para las personas que dependen de él», aseguran desde la organización.

La Declaración de Bishkek, que será firmada por los líderes de los doce estados del área de distribución al final de la Cumbre Internacional del Leopardo de las Nieves, debe allanar el camino para una acción más sustancial en la conservación de 20 áreas críticas de leopardo de las nieves para 2020.

Leopardo de las nieves. K

Leopardo de las nieves. Klein & Hubert /WWF

El cambio climático

Investigaciones recientes sugieren que el cambio climático podría acabar con más de dos tercios del hábitat de leopardo de las nieves en los próximos cincuenta años. Esto, junto con los proyectos de infraestructura que podrían fragmentar muchos de los paisajes de leopardo de las nieves, significa que los próximos años llevarán a las especies aún más cerca del borde de la extinción.

Marco Lambertini, director general de WWF Internacional, recuerda a los países de distribución del felino que «podrían escribir una de las mejores historias de éxito de la conservación moderna. Han hecho progresos prometedores para comenzar a proteger los 20 hábitats para 2020, pero ahora llegamos a un punto de control crítico. Los esfuerzos deben ser aumentados o la meta no se logrará y tanto los leopardos de las nieves y como las comunidades locales sufrirán las consecuencias».