Las Naciones Unidas calculan que 2.800 millones de personas viven en zonas con problemas de suministro de agua, y que en la próxima década esa cifra llegará por lo menos a los 4.000 millones. Mientras miles de millones sufren de sed y malas condiciones de higiene, el resto del mundo usa el agua cada vez más. El consumo del agua se ha duplicado desde 1950 y para 2030 su extracción y utilización se habrá vuelto a multiplicar de nuevo por dos.

Las grandes multinacionales, conscientes del problema, han asumido diferentes compromisos  para alcanzar un sistema de producción sostenible. Es el caso Coca-Cola que se ha propuesto devolver a la naturaleza el agua que utilizan y para conseguirlo tiene como fecha tope el año 2020. Por cada litro de Coca-Cola puesto en el mercado, utilizan 1,80 litros de agua. El 90% de una Coca-Cola es agua, a esto hay que sumar el consumo de agua que se utiliza en el proceso de fabricación y envasado. Desde 2010 la empresa ha conseguido un 16% de mejora, pasando de 2.18 a 1,80 litros de agua empleada por cada litro de refresco producido. Un avance que ha permitido a la compañía ahorrar más de miles de millones de litros de agua en los últimos cinco años.

El reto parece que va viento en popa puesto que las acciones realizadas en 2015 ya habían devuelto unos 191.900.000 litros de agua, el equivalente al 115% del agua que la empresa gastó en 2016 para sus bebidas.

Por su parte, Coca-Cola España mantiene activos seis proyectos medioambientales en Barcelona, Málaga, Valencia, Castellón, Ciudad Real y Teruel. Estos proyectos forman parte del compromiso firmado por de la empresa para devolver el agua que consume a la naturaleza y ayudar en la restauración de humedales.

Tablas de Daimiel

En las Tablas de Daimiel (Ciudad Real), Coca-Cola trabaja junto a WWF desde 2012 en el programa ACUAS para ayudar a los agricultores a planear sus cultivos de acuerdo al agua que tienen autorizada para regar. Una iniciativa que se centra en la recuperación de la cuenca baja y alta del Río Guadiana, en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Gracias a la aplicación “tecnología 3.0”, la agricultura ha podido ahorrar más de 700 millones de litros de agua en un año (2013).

El método consiste en involucrar a los agricultores con nuevas tecnologías, como la recomendación semanal de riego a través de SMS (ahorrándose así 5.600 metros cúbicos de agua en 2013), el asesoramiento a comunidades de usuarios de aguas subterráneas (1.073.415 m3 de ahorro en 2012 y 2013) y los dispositivos sensores de humedad en viñedos (10 % de ahorro en 2013 respecto a 2012).

Parque Natural de L’Albufera (Valencia).

Parque Natural de la Albufera

En torno a otra laguna, en este caso la de la Albufera, en Valencia, Coca-Cola ha logrado que un humedal creado artificialmente a partir de unos antiguos campos de arroz actúe como depurador natural del agua. Se trata del Tancat de la Pipa, de 40 hectáreas, en el que han conseguido que se revegeta con lirios y carrizos que son capaces de filtrar el agua y favorecer la nidificación de especies, recuperando así el hábitat para aves y anfibios.

La Vall d’Uixó (Valencia)

En la comarca de La Vall d’Uixó (Valencia), Coca-Cola España participó en un proceso pionero de recarga artificial de los acuíferos para reducir la salinidad de éstos permitiendo bombear agua en el seno del acuífero a través de unos pozos construidos específicamente para ello.

El proyecto, que comenzó en 2012 y finalizó en 2014, ha recargado más de 500 millones de litros en el acuífero, cerca del consumo anual de la planta de Coca-Cola de Valencia. Actualmente, la iniciativa, además de reducir el grado de salinización del acuífero y disminuir la concentración de nitratos en las aguas subterráneas, ha elevado la superficie de agua dulce en el acuífero haciendo retroceder el frente salino; restaurando el equilibrio y poniendo en su sitio al mar Mediterráneo.

Proyecto de restauración hidrológica de humedales en el Paraje Natural del Guadalhorce.

Restauración de humedales en Málaga

Para el proyecto de restauración hidrológica de humedales en el Paraje Natural de la Desembocadura del río Guadalhorce (Málaga), Coca-Cola España ha colaborado con el Centro de Hidrogeología de la Universidad de Málaga con el objetivo de aprovechar aguas residuales depuradas para restaurar los humedales que, desde hace años, son el hogar de aves migratorias en su camino a África, así como fomentar la biodiversidad de la zona.

Reforestación en Teruel

El programa Plantando agua se centra en realizar una reforestación controlada que asegure el suministro de agua de ríos y acuíferos, pero también en fomentar la ganadería como productora de agua azul al controlar la vegetación y, por ello, también los incendios.

Otro desafío enmarcado en este proyecto es que el monte sea resistente a los incendios, ya que esta comarca turolense es una de las zonas de Europa donde más rayos caen, por lo que se han plantado especies que, tras el fuego, mantienen el tronco, del que salen nuevas ramas.

Laguna Can Fenosa

Coca-Cola trabaja desde hace años en Cataluña manteniendo el nivel de agua de La Laguna Can Fenosa (9,4 millones de litros en 2013). Desde 2008, la fábrica vierte 11.000 metros cúbicos de agua en la laguna, lo que ha permitido recuperar sus especies acuáticas y la fauna avícola.

Además, se ha construido un conector biológico, que permite el paso de animales de forma segura entre la Serrada Litoral y el río Besós a su paso por Can Fenosa, zona donde se ubica la fábrica.