Científicos rusos examinan bacterias vivas del espacio exterior halladas en la superficie del segmento ruso de la Estación Espacial Internacional.  Están siendo estudiadas en la Tierra, pero los rusos aseguran que no representen ningún tipo de peligro, según declaró a la agencia TASS el cosmonauta ruso Anton Shkaplerov.  Durante las caminatas espaciales de la Estación Espacial Internacional en el marco del programa ruso, los cosmonautas tomaron muestras con bastoncillos de algodón de la superficie externa de la estación.

En particular, tomaron sondas de lugares donde se produce acumulación de desechos de combustible durante la operación de los motores o en lugares donde la superficie de la estación es más oscura. Después de eso, las muestras fueron enviadas a la Tierra.

“Y ahora resulta que de alguna manera estos bastoncillos revelan bacterias que estuvieron ausentes durante el lanzamiento del módulo a la Estación. Es decir, han venido del espacio exterior y se han asentado a lo largo de la superficie externa. Se están estudiando hasta el momento y parece que no representan ningún peligro “, aseguró el astronauta ruso.

Algunas bacterias terrestres también sobrevivieron en la superficie externa de la estación espacial, aunque permanecieron dentro de un vacío espacial durante tres años. Además de eso, experimentaron cambios bruscos de temperatura de menos 150 a más de 150 grados centígrados, señaló.

Las bacterias fueron llevadas a la estación espacial accidentalmente en tablets, junto con varios materiales que se colocan a bordo del ISS durante largos períodos para estudiar el comportamiento de los materiales en el espacio exterior.

Cuidado con lo que te traes de espacio

Porque puede saltar, morder, matarte o colonizar la Tierra. Ojo con las muestras extraterrestres. Cada vez parece más plausible que haya o hubiera formas de vida en Marte u otros lugares, con las evidencias y estadísticas que manejamos. Así nos lo mostró la película Life (Daniel Espinosa) que se estrenó la pasada primavera, que aborda el momento en que traemos del planeta rojo una roca que contiene lo que un día fue una célula activa.
| Vídeo: M. Viciosa