Mide quince micrómetros de ancho por veinte de alto. Un micrómetro es la milésima parte de un milímetro. Tan pequeña, que en su sello cabrían 200.000.000 postales como esta. Así que, oficialmente, es la tarjeta de felicitación de Navidad más pequeña del mundo.



Así se ve la tarjeta de Navidad más pequeña del mundo. Y así son los otros nanoinventos artísticos de los últimos tiempos. | Vídeo: Mario Viciosa

 

Un equipo del National Physical Laboratory de Reino Unido se ha superado. Tras crear el muñeco de nieve nanométrico en 2012, ahora han creado este christmas con su doblez, dibujo y texto incluido. «Empleamos para la creación de esta tarjeta los mismos materiales que usamos para medir con precisión el grosor de elementos extremadamente pequeños”, ha explicado uno de sus creadores, David Cox.

Se hizo sobre una membrana de nitruro de silicio de 200 nm de espesor, con 40 nm de platino de recubrimiento. Su valor en el mercado sería de 0,000002 céntimos de euro.

La tarjeta de Navidad se fabricó un poco por casualidad, mientras trataban de crear otra herramienta para medir el grosor de materiales pequeñísimos de semiconductores y baterías. Es decir, esta tarjeta es en realidad una nanoregla visible sólo al microscopio.

Se suma este ingenio a otras imágenes de lo extremadamente pequeño, como la película más pequeña jamás rodada. IBM trabaja moviendo átomos para explorar nuevas formas de almacenamiento de información.

La manipulación de átomos y moléculas individuales se ha convertido en una disciplina fundamental en el desarrollo de tecnologías como las baterías del futuro o la medicina. El año pasado, los creadores de máquinas moleculares se llevaron el Nobel de Química.