El enorme glaciar Totten de la Antártida oriental tiene más área flotando sobre el océano de lo pensado, aumentando su potencial para contribuir al aumento global del nivel del mar. El glaciólogo Ben Galton-Fenzi dijo que el glaciar Totten, que abarca más de medio millón de kilómetros cuadrados, es uno de los glaciares más rápidos y más grandes en la Antártida y hasta ahora los científicos pensaban que se basaba en el lecho rocoso de la Antártida.

Como parte del Programa Antártico Australiano, el equipo de investigadores de Galton-Fenzi, incluidos científicos de la División Antártica Australiana, el Instituto de Estudios Marinos y Antárticos de la Universidad de Tasmania y la Universidad Central de Washington, pasaron el verano austral en la Antártida estudiando el Totten.

Galton-Fenzi calacula que el Glaciar Totten contiene suficiente hielo para elevar los niveles del mar en unos tres metros si todo se derrite

El profesor Paul Winberry, de la Universidad Central de Washington, asegura que la sismología les permitió determinar la estructura de la tierra debajo de la superficie del glaciar. «Se utilizó una onda sísmica generada por un martillo para ‘ver’ a través de un par de kilómetros de hielo. En algunos lugares que pensamos que estaban fijados a tierra, detectamos el océano debajo indicando que el glaciar está flotando «, dijo el profesor Winberry.

Según el profesor Winberry si más parte del glaciar flota en un océano que se está calentando, puede ayudar a explicar los períodos recientes de derretimiento y flujo acelerados. «También significa que Totten podrían ser más sensible a las variaciones climáticas en el futuro».

Galton-Fenzi calacula que el Glaciar Totten contiene suficiente hielo para elevar los niveles del mar en unos tres metros si todo se derrite. «Desde el siglo XX, el nivel del mar mundial ha aumentado en unos 20 centímetros y para fines de siglo se prevé que aumente hasta en un metro o más, pero esto está sujeto a una gran incertidumbre, por lo que estudiar glaciares como el Totten es importante «, dijo Galton-Fenzi.

«Estas mediciones precisas de Totten son vitales para monitorear los cambios y comprenderlos en el contexto de las variaciones naturales y la investigación es un paso importante para evaluar el posible impacto en el nivel del mar en varios escenarios futuros». Los instrumentos para medir el flujo glacial, la velocidad y el espesor se han dejado en el glaciar durante otros 12 meses recopilando datos.