En lo que han calificado como “una alianza sorprendente”, las organizaciones ecologistas denuncian que el PP, el Partido Demócrata Catalán (PdeCat), Ciudadanos y el PNV “han aprobado en el Congreso la contrarreforma de la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, en contra del criterio de los científicos y técnicos de conservación”.

La Comisión de Medio Ambiente del Congreso ha aprobado un proyecto de ley del PP para reformar la única ley ambiental aún sin tocar del último Gobierno socialista, la Ley de Biodiversidad y Patrimonio Natural, para plantear excepciones con las especies invasoras de interés para la caza o la pesca. Al no ser tratadas como invasoras no serán erradicadas del medio ambiente ni ser erradicadas y podrán ser tanto fomentadas (soltadas) como cazadas.

La reforma promovida por el PP ha salido adelante con el apoyo de este grupo, el de Ciudadanos, los nacionalistas catalanes del PDeCAT y PNV y la abstención del PSOE, partido impulsor de esta ley aprobada por consenso en 2007.

El proyecto de ley responde a evitar la aplicación de una sentencia del Tribunal Supremo, que obligó al Ejecutivo a considerar como especies invasoras a la cabra arruí, la trucha arcoíris, el lucio, la carpa, o el cangrejo americano, que habían sido indultadas para que no tuvieran que ser erradicadas dado su interés económico.

El texto acordado implica que especies como las citadas, que tengan interés económico o comercial, podrán no estar sujetas a planes de erradicación por más que sean invasoras, frente al criterio defendido por los científicos que han sido llamados a consultas por el Parlamento.

Malestar entre los ecologistas

Las organizaciones ecologistas WWF, Ríos con Vida, SEO/BirdLife, Greenpeace, Ecologistas en Acción y Amigos de la Tierra han expresado su malestar en un comunicado en el que aseguran que esta extraña alianza es “un paso atrás en la conservación de la naturaleza”, y recuerdan que “desatender el problema de las especies exóticas invasoras -la segunda causa de pérdida de biodiversidad en el mundo- impactará sobre el bolsillo del contribuyente:” se calcula que estas especies generan unos costes en torno a los 12.000 millones de euros anuales en la Unión Europea”, aseguran.

Las organizaciones muestran su sorpresa ante esta insólita unión en un contexto político como el actual.”Han ignorado el consenso científico en la materia -17 sociedad científicas y 600 investigadores se han expresado en contra de la reforma- y a los técnicos de conservación, máxime cuando han escuchado, en comparecencias en sede parlamentaria, los argumentos de ambos”, señalan.

Además, estas organizaciones consideran “extremadamente grave que se haya tramitado una reforma de la ley para saltarse una sentencia del Supremo que anteponía la conservación del Patrimonio Natural común de todos los españoles a intereses particulares de los aficionados a la pesca y a la caza”. Motivo por el que las ONG, de aprobarse definitivamente esta modificación, estudiarán solicitar al Supremo que eleve esta situación al Tribunal Constitucional.

“Sobre la mesa, los diputados contaban con soluciones que hacían compatible la pesca de especies exóticas con la protección de la biodiversidad. Sin embargo, la coalición PP, PNV, Cs y PdeCat ha elegido la opción de supeditar la riqueza natural a intereses lúdicos y económicos de unos pocos, presumiblemente ante la proximidad de las elecciones autonómicas y locales”, denuncian.