Sonda Bepicolombo a Mercurio

Sonda Bepicolombo a Mercurio ESA

Astronomía | Ciencia y Tecnología Misión de la ESA y JAXA

Europa, rumbo al infierno menguante de Mercurio

Las agencias europea y japonesa lanzan la misión BepiColombo, destino al primer planeta del sistema solar


Un planeta de metal menguante, infernal y helado a la vez. Así es Mercurio, del que sabemos poco y para el cual enviamos la misión Bepicolombo de la ESA y JAXA. Te contamos sus misterios en realidad ‘aumentada’ | Vídeo: M.V.


Lo llamaban el «Mecánico del cielo». Giuseppe Bepi Colombo (Padua, 1920 – 1984) fue un matemático cargado de ingenio, obsesionado con lanzar un objeto hacia Mercurio y «atarlo» a él para poderlo ver de cerca. «Una correa», venía a decir. En 1974 la ingeniería de la NASA hacía lo propio y colocaba en el primer planeta del sistema solar una sonda, la Mariner 10, bajo los cálculos del científico italiano. Hoy, Bepicolombo asciende a las alturas en forma de nave espacial, sucesora de la Messenger (2011-2015), en lo que es el primer viaje conjunto de Europa (ESA) y Japón (JAXA) a Mercurio.

A bordo de un cohete Ariane 5, desde Kourou (Guayana Francesa), BepiColombo pondrá rumbo al planeta más cercano al Sol con el objetivo de descubrir muchos de los secretos que aún guarda celosamente, según informa la ESA. En concreto, lo que la misión va a intentar resolver es cómo se originó Mercurio. La gran cantidad de azufre encontrada por Messenger sugiere que su formación no fue igual al de la mayoría de planetas rocosos del sistema solar. Para ello, va a estudiar su superficie y su interior, la composición y la dinámica de su exosfera, la estructura y la dinámica de su campo magnético y su origen. Además, se realizarán experimentos para probar la teoría de la Relatividad General de Einstein.

Asimismo, según explica el jefe de desarrollo del segmento científico de tierra de la misión, Mauro Casale, ayudará a los científicos a comprender mejor la formación y evolución del sistema solar y, de ese modo, contribuirá al entendimiento de cómo los planetas más interiores de otros sistemas extrasolares se forman y evolucionan. «Por ejemplo, una de las mediciones de Messenger parece indicar que Mercurio se formó mucho más lejos del Sol (incluso un poco más lejos que Marte) y después se aproximó en una etapa más tardía».

¿Qué está pasando en su interior?

La misión también buscará confirmación de la existencia de hielo de agua y si procede de impactos de cometas. También tratará de aproximarse a una idea de su interior. Ninguna nave se posará en Mercurio, con temperaturas entre los -180ºC y los más de 460ºC. Desde las alturas tratarán de explicar qué pasa dentro del planeta para que su campo magnético se encuentre alejado 400 kilómetros con respecto al centro.

La misión está compuesta por dos satélites: MPO (Orbitador Planetario de Mercurio) y MMO (Orbitador Magnetosférico de Mercurio). El primero es el que observará el planeta desde su órbita, estudiando composición, topografía y morfología de su superficie y su interior; y el segundo se centrará en el estudio del entorno del planeta y su magnetosfera. Será la primera vez que dos orbitadores realicen observaciones coordinadas y simultáneas desde puntos diferentes del entorno de Mercurio.

Los datos científicos se recibirán en el centro de Villanueva de la Cañada

Todos estos datos científicos se recibirán en el ESAC (centro de la ESA en Villanueva de la Cañada, en Madrid), desde donde se coordinarán las operaciones científicas con los equipos responsables de los instrumentos, se realizará la programación científica de la misión y se procesarán los datos científicos.

En el consorcio aeronáutico que lanza BepiColombo hay una importante participación española. Airbus/CASA, Alter, Crisa, Iberespacio, Rymsa, Sener y Thales Alenia son las empresas participantes. Nuestro país aporta el módulo de transferencia y una parte de los paneles solares, los conductos de amoníaco para disipar el calor y parte de la electrónica de la nave.

Cinco curiosidades de Mercurio

  1. Infierno helado
    En Mercurio hay hielo. Está por confirmar que sea hielo de agua. Pero lo cierto es que, a pesar de las altas temperaturas diurnas, hay zonas en las que nunca ha dado el sol. Eso es porque su eje no está inclinado, como el de la Tierra. No hay estaciones.
  2. Hierro líquido
    Mercurio es un planeta hecho sobre todo de hierro, hasta el 70% de su masa parece ser este metal. En su interior está aún líquido. Al moverse, genera un campo magnético, más débil que el de la tierra. El viento solar parece disminuir el efecto dinamo en su interior. Eso sí, se está enfriando.
  3. Planeta menguante
    Y como se está enfriando, encoje. La menor actividad del núcleo hace que se contraiga y arrugue como una pasa. Mercurio es más pequeño. BepiColombo puede ayudarnos a decir cuánto.
  4. Amanece dos veces (que no es poco)
    En Mercurio, el Sol sale, se detiene, se esconde nuevamente casi por donde salió y luego vuelve a salir para continuar su recorrido por el cielo; esto solo ocurre en algunos puntos de la superficie
  5. Mercurio está muy vivo
    Este planeta tiene una cosa no vista en otro lugar del sistema solar. Depresiones activas en los cráteres. Están cambiando todo el rato. Algo se mueve en Mercurio que hace que las fotos entre Mariner y Messenger sean distintas. Las de BepiColombo, sin duda, lo serán aún más. Se esperan sorpresas.

 

Así fue el lanzamiento

Comentar ()