logo
La piedra lunar que se apropió Carrero Blanco tiene nueva casa

Historia | Inteligencia artificial & Ciencia

La piedra lunar que se apropió Carrero Blanco tiene nueva casa

Se calcula que la pieza, de apenas dos gramos y medio, tiene alrededor de 3.700 millones de años

El Museo Geominero alberga desde hoy en su sala principal una pieza de enorme valor histórico y geológico: una de las tres piedras lunares que Estados Unidos regaló a España con motivo de las misiones Apolo.

La piedra, de apenas dos gramos y medio de peso, estará expuesto en el Museo Geominero hasta el 31 de marzo de 2020, cuando previsiblemente volverá al Museo Naval, su hogar desde 2007. Hasta aquel año, había estado en manos de la familia del ex presidente del Gobierno Luis Carrero Blanco, que entendió el obsequio de su homólogo estadounidense Henry Kissinger como un regalo personal y no «al pueblo de España», tal y como se puede leer en la placa que está debajo de la piedra.

Es un basalto de grano grueso rico en titanio, compuesto por piroxeno, plagioclasa, ilmenita y olivino»

Sin embargo, el hijo de Carrero Blanco decidió donarla al Museo Naval hace ahora 12 años y ahí estuvo expuesta en una vitrina. Pero la galería de la Armada está en obras desde hace meses y se buscó una nueva casa para la piedra en el año del 50 aniversario de la llegada a la luna. Por eso llega ahora al Museo Geominero, donde se podrá contemplar de forma gratuita junto a otras 250 vitrinas que albergan todo tipo de minerales.

«Es un orgullo para nosotros poder exhibir esta pieza», señaló la directora del Museo Geominero, Ana Rodrigo, nada más destapar la urna en la que se expondrá la piedra los próximos meses.

¿De qué material está compuesta la piedra lunar?

El pequeño fragmento es una roca volcánica conocida como basalto 70017, recogida en el valle lunar Taurus Littrow durante la misión Apolo 17. Desde el punto de vista petrológico se trata de un basalto de grano grueso rico en titanio, compuesto por piroxeno, plagioclasa, ilmenita y olivino. Se calcula que tiene cerca de 3.700 millones de años.

Detalle de la roca lunar que Estados Unidos regaló a España en 1973

“En algunas publicaciones se confunde este basalto lunar con la armalcolita. La armalcolita no es una roca, sino un mineral que forma parte de las rocas», explica Rafael Lozano, científico del Museo Geominero. «Este mineral (óxido de titanio con hierro y magnesio) se encontró por primera vez en la misión Apolo 11 y de ahí su denominación». La armalcolita es un acrónimo de los nombres de los tres astronautas de esta misión: Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins.

«El mineral se encontraba dentro de las rocas basálticas lunares recogidas en la Apolo 11 y después se reconoció también en el basalto 70017, recogido en la misión Apolo 17. Por ello, es posible que el basalto lunar que se expone en el Museo Geominero contenga este raro mineral, aunque nunca podremos saberlo con seguridad dada la imposibilidad de reconocer petrológicamente el fragmento, al estar embutido en una resina plástica”, aclara el científico.

Tres rocas lunares en España: dos localizadas y una perdida

La piedra que acabó en manos de Carrero Blanco fue la segunda de las tres que regaló Estados Unidos a España. La primera, una muestra que recogió el Apolo 11, llegó en 1969 como un obsequio de la administración Nixon y Francisco Franco se la apropió. Su rastro se perdió entre rumores de que la familia había intentado vender la pieza tras la muerte del dictador en 1975.

La tercera piedra lunar que aterrizó en España, la más grande de todas, está expuesta en la Estación Espacial de Robledo de Chavela desde 2011. La recogieron astronautas estadounidenses en la misión Apolo 15 y forma parte de la exposición permanente del museo espacial de la sierra de Madrid.