En el mes de noviembre de 1895, Wilhelm Conrad Röntgen descubrió los rayos X. Un año más tarde, Henry Becquerel, sorprendió al mundo con el descubrimiento de la radioactividad y en 1898, Marie Curie descubrió el radio. Con estos tres hitos históricos, tan importantes para la ciencia, comenzó a utilizarse las radiaciones en el tratamiento de tumores. En los primeros 70 años de la historia de la radioterapia se produjeron grandes avances y aparecieron métodos innovadores, que han ido evolucionando a lo largo de los años.

La radioterapia es el uso de rayos X y otras partículas de gran potencia, para destruir células cancerosas. Se administra sobre el tumor una dosis alta de radiación, procurando que no afecte a los órganos sanos que lo rodean.

La evolución de los aparatos para administrar la radioterapia o efectuar radiocirugía en los últimos años ha conseguido grandes avances en medicina. Entre ellos reducir el tiempo de tratamiento y poder irradiar tumores de gran tamaño con pocas sesiones. El último modelo en sistema de radiocirugía y radioterapia estereotáxica es el Cyberknife M6 y el único centro en España que lo ha integrado a su Servicio de Oncología Radioterápica ha sido el Hospital Ruber Internacional.

CiberknifeM6 puede seguir el movimiento del tumor durante la irradiación gracias al acelerador lineal que está montado en un brazo robotizado, centrando la terapia en el tumor sin dañar los tejidos que lo rodean, “los márgenes de radiación eran más amplios porque no podíamos controlar el movimiento del tumor. Debemos tener en cuenta no solo ese movimiento, sino también compensar las incertidumbres mecánicas de la unidad de tratamiento y de posicionamiento del paciente. Por lo general, no era posible administrar a un tumor dosis muy altas, porque la que recibían los órganos circundantes era un factor limitante», explica la doctora Aurora Rodríguez, jefa del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Ruber Internacional.

Con este nuevo sistema no solo se tratan lesiones en áreas fijas como el cerebro, sino también en zonas extracraneales móviles, localizaciones como el pulmón, la próstata, el hueso, la columna vertebral, los ganglios linfáticos, el hígado, el páncreas, o los tejidos blandos, entre otros, sin tener que recurrir a sistemas invasivos o ingresos hospitalarios. Cada paciente requiere una técnica de radioterapia o radiocirugía concreta y precisa según la patología del tumor, “en el hospital disponemos de diferentes equipos de radioterapia, como el GammaKnife o el acelerador lineal de última generación. Tras ser presentado el paciente en comité de tumores multidisciplinar y una vez establecida la indicación de radioterapia, utilizamos la máquina y la técnica que más se ajusta a cada paciente y a su patología concreta, personalizando cada tratamiento», explica la doctora Aurora Rodríguez.

Desde 2006, el Hospital Ruber Internacional ha utilizado el sistema Cyberknife de radioterapia, con el que se han podido tratar a más de mil pacientes con excelentes resultados.