Ciencia y Tecnología | Inteligencia Artificial

Tinder se renueva tras el confinamiento: llegan las videollamadas y la verificación de perfiles

A través de herramientas de Inteligencia Artificial asistida por humanos, los usuarios podrán demostrar la autenticidad de las imágenes de sus perfiles

Ejemplo de videollamada en Tinder.

Tinder se adapta a la llamada «nueva normalidad» para que los usuarios puedan conectar de forma segura. Tras tres meses de confinamiento en el que no se ha podido tener contacto con personas ajenas al núcleo familiar, la sociedad se cuestiona si las citas se pueden realizar sin riesgo de expansión del coronavirus.

Para minimizar el contacto entre las parejas en un momento en el que casi a diario se informa de nuevos rebrotes, la famosa app ha lanzado dos novedades. La primera de ellas, una de las más solicitadas en la historia de Tinder, es la funcionalidad de Verificación de las fotos, para evitar sorpresas a la hora de acudir al encuentro.

Ejemplo de verificación de perfil de Tinder.

A través de herramientas de Inteligencia Artificial asistida por humanos, los usuarios podrán demostrar la autenticidad de las imágenes de sus perfiles. El método de verificación es muy sencillo: los fans de Tinder tendrán que hacerse selfies imitando las poses que una modelo muestra en las imágenes propuestas por la app y así confirmar que esas autofotos coinciden con las publicadas por los usuario. Posteriormente, deberán pulsar en «Enviar para revisión» y, en unos minutos, la empresa certificará si son verdaderas.

En el caso de que la persona que utiliza la cuenta sea la misma que aparece en las fotografías y vídeos del perfil, Tinder incluirá un tick azul al lado del nombre y la edad del usuario para que el resto de miembros puedan confiar en su autenticidad al deslizar entre los millones de perfiles de personas con los que cuenta la aplicación.

La segunda novedad que presenta Tinder este verano en España y en otro número de países seleccionados es la posibilidad de realizar videollamadas desde la app. El equipo de Trust and Safety de la compañía ha sido el que ha programado esta funcionalidad y será el encargado de velar por la seguridad de los usuarios. Los miembros de la aplicación sólo podrán acceder al videochat cuando los dos activen este icono y podrá deshabilitar en cualquier momento.

Ejemplo de videollamada en Tinder.

La empresa aclara que el otro usuario no podrá saber si uno la ha activado hasta que la habilite él y quienes lo utilicen deben aceptar las reglas de uso de Tinder. Después de la cita virtual, los miembros de la conversación tendrán que evaluar este nuevo servicio. «Conectar cara a cara es ahora más importante que nunca, y nuestra función de Videochat representa una nueva forma de que la gente se conozca entre sí en la aplicación sin importar la distancia física», afirma Rory Kozoll, responsable de Trust y Safety Product de Tinder. 

La mitad de los usuarios de Tinder en EEUU tuvieron un encuentro por videollamada con uno de sus match (posibles parejas) en el último mes, según indica la empresa en una nota de prensa. Asimismo, destacan que el 40% de la Generación Z -los jóvenes nacidos entre 1994 y 2010, aunque sólo pueden acceder a la app aquellos que sean mayores de edad- planean seguir usando el vídeo como una forma de decidir si quieren quedar en persona o no.

Tinder no es la primera app de citas que ha instalado esta funcionalidad. Facebook Dating -todavía no disponible en Europa-, Lovoo a través de su función Live y la aplicación más popular entre la comunidad gay Grindr -aunque sólo para usuarios premium-, ya impulsaron las videollamadas. Además, existe toda una variedad de aplicaciones de citas cuyo elemento de direfenciación es este tipo de chats de vídeo, entre las que se encuentran WHO, Livu, Zepeel, Filter Off, Azar y Wingerly.

«Videochat prioriza el control de nuestros miembros para ayudarles a sentirse más cómodos a dar el siguiente paso en sus chats, siempre y cuando les parezca bien. Hemos construido una base sólida, y esperamos aprender mucho de este test en las próximas semanas», señala Rory Kozoll.

Comentar ()