Lizoáin, a 13 kilómetros de Pamplona, es el epicentro de varios de los terremotos que Navarra ha sentido estos días. EFE

Ciencia y Tecnología

350 terremotos en 45 días: ¿Qué está ocurriendo en Navarra?

El miércoles por la noche, los 300 vecinos de Lizoáin, en Navarra, sintieron bajo sus pies el mayor terremoto registrado este año en España. 4,5 grados de magnitud. Los temblores alcanzaron también a San Sebastián, Logroño, Zaragoza, Huesca, Lérida, Andorra y Barcelona. No fue, ni mucho menos, el primero en esta zona. En los últimos 45 días Navarra ha sufrido más de 350 terremotos. Y podrían llegar más.

Los seísmos de la noche del miércoles y la madrugada del jueves agitaron las cámaras de tráfico de Pamplona. La Policía Municipal recibió una multitud de llamadas de vecinos alertados por los temblores. Varias familias pasaron la noche en la calle por miedo. «Se ha notado con fuerza y no hemos tenido que lamentar daños materiales ni lesiones», informó el cuerpo policial.

El terremoto más grave se registró a las 22:02 horas. Cuando se mide un seísmo, hay que tener en cuenta dos escalas: la magnitud (escala de Ritcher) y la intensidad. «La magnitud sería la energía del terremoto y la intensidad refleja cómo lo sienten las personas y afecta a los objetos y estructuras», explica Juan Vicente Cantavella, sismólogo del Instituto Geográfico Nacional (IGN).

Si los terremotos ocurren a mucha profundidad, las intensidades son más bajas. El de Lizoáin se originó a un kilómetro bajo su superficie. Alcanzó una intensidad máxima de 5 en una escala de 12. «Todo el mundo lo siente y se sobresalta. Oscilan las lámparas, los muebles, hay caídas de objetos pequeños, pueden observarse grietas, algunos daños estéticos en construcciones… A la población le asusta porque no está acostumbrada, pero no preocupa al no lamentar daños», dice Cantavella.

El último terremoto devastador que sufrió España fue el de Lorca (Murcia) en 2011. Con una magnitud de 5,1 grados y 7 de intensidad, dañó gravemente las estructuras del 5% de los edificios. Murieron nueve personas.

Los Pirineos, una posible explicación

Al temblor de las 22:02 en Lozoáin le siguieron decenas de réplicas en la zona y sus alrededores. Hubo una a las 00:54 del jueves, un poco más al sur y de 3,4 grados. Más tarde, otra de 3,8; después, una de 4,4 grados, el segundo seísmo más potente de esta serie.

Desde finales de agosto, el IGN ha registrado más de 350 terremotos superficiales en el noreste de Pamplona, en las cercanías de los municipios de Lizoáin y el valle de Egües. La gran mayoría de ellos no superaron los 3 grados de magnitud. Por lo general, a ese nivel la población no los percibe. ¿Hasta qué punto es normal que Navarra sufra una serie de terremotos? «No es algo inusual. En Lorca hubo más de 500 réplicas en la zona y con otros pasa lo mismo». Aunque series como estas se dan «una al año», calcula el sismólogo.

Ubicaciones en las que se ha podido percibir el terremoto de 4,6 grados con epicentro en Lizoáin, cerca de Pamplona.
Ubicaciones en las que se percibió el terremoto de 4,6 grados con epicentro en Lizoáin, cerca de Pamplona. IGN

En España las zonas más propensas a sentir temblores están en Andalucía y el Levante. Sufren los contactos de la placa tectónica euroasiática con la africana. «También hay una peligrosidad sísmica alta en los Pirineos y en Galicia. En el resto de la Península es menor, pero no quiere decir que no ocurran terremotos», detalla Cantavella.

Navarra, que está dentro del área de influencia de los Pirineos, vivió en 2004 una serie sísmica similar. Se originó un poco más al este, con una magnitud máxima de 4,5 grados e intensidad 5 en el epicentro. Desde que existen registros, en esta comunidad no se han producido terremotos más fuertes.

El sismólogo da una posible explicación a la alta actividad sísmica de los Pirineos: «Hay un borde de placas fósil que estuvo activo hace millones de años, cuando la placa Ibérica chocó con la Europea y se levantaron los Pirineos. La sismicidad actual podría deberse a la reactivación de alguna de esas fallas». Aunque es «muy difícil» averiguar el origen de los terremotos como los de estas semanas, que no son muy grandes: «Podrían deberse a una pequeña falla que no estuviera directamente asociada a ese proceso de los Pirineos».

¿Habrá más terremotos en Pamplona? Hasta esta misma madrugada del sábado, sí. El Instituto Geográfico registró a la 01:44 un temblor de 2,5 grados. Otra vez, bajo Lizoáin. Luego llegaron pequeñas réplicas. «Cada serie es distinta, no podemos saber cuánto durarán. La de 2004 se prolongó unos meses. Lo lógico es pensar que esta serie se prolongue durante una semana e incluso meses. No podemos decir si puede haber terremotos mayores», concluye Cantavella.

Comentar ()