España ya tiene en el horizonte la adquisición de seis tipos diferentes de vacunas contra la COVID. Alguno empieza a ser una realidad: se espera recibir en diciembre algo más de tres millones de dosis de la de Oxford/Astrazeneca si se cumplen los plazos, y desde principios de año contar con 20 millones de la de Pfizer, cuyos resultados se han hecho públicos esta semana.

Desde el Ministerio de Sanidad, tanto el ministro Salvador Illa como la secretaria de Estado Silvia Calzón, se han referido a siete farmacéuticas distintas que trabajan en al menos seis vacunas para frenar al coronavirus, cuyos plazos estarán determinados por el desarrollo clínico del fármaco y las máximas garantías de seguridad. En concreto, Calzón dijo en su comparecencia parlamentaria para exponer los presupuestos de su ministerio —en los que se recogen 1.000 millones de euros para las vacunas— que España se prepara para una compra de vacunas contra el coronavirus que «superará al número de españoles».

Fue el lunes cuando la farmacéutica estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech informaron de que los estudios de su vacuna muestran una eficacia superior al 90% en los participantes sin evidencias previas de infección. La eficacia se ha comprobado siete días después de la segunda dosis y en total 28 días tras el inicio de la vacunación.

España dispondrá de 20 millones de dosis de la vacuna Pfizer y BioNTech suministradas por la Unión Europea

Tras la noticia, la Comisión Europea autorizó el acuerdo con la farmacéutica estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech para suministrar un total de 300 millones de dosis a los países de la Unión. «Hemos concluido las negociaciones y nuestro objetivo es que el contrato sea firmado en los próximos días. Será adoptado posiblemente mañana (por el miércoles) en el colegio», afirmó la comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides.

Una vez que la Comisión Europea ha dado luz verde, los Estados miembros tienen cinco días para decidir si participan en el contrato y, solo superado este trámite, se finaliza y firma el acuerdo pre-compra. En estos las farmacéuticas se comprometen a reservar un número de dosis para la UE y la Comisión les ayuda, en contrapartida, a finalizar las inversiones necesarias para el desarrollo de la vacuna. En función de esas solicitudes Bruselas distribuirá la vacuna de acuerdo a la población de cada país.

Pfizer afirmó que basándose en sus proyecciones, espera producir globalmente hasta 1.300 millones de dosis en 2021. El ministro de Sanidad, Salvador Illa ha considerado que el anuncio es «un paso prometedor y relevante» y ha calculado que España dispondrá de 20 millones de dosis que inmunizarían a 10 millones de personas desde principios de de 2021 o si «todo fuera muy bien» a finales de 2020.

Más de treinta millones de dosis del fármaco de Astrazeneca

Al margen de la de Pfizer, el Consejo de Ministros autorizó el pasado 20 de octubre la compra anticipada de vacunas, lo que facilitará que España reciba 31.555.469 millones de dosis del fármaco de Astrazeneca. 3,1 millones llegarán en diciembre si supera todos los filtros de seguridad, tal y como avanzó el ministerio de Sanidad. De esta forma, España concretará los términos del acuerdo formal de compra, suscrito el pasado 27 agosto, entre la Comisión Europea como representación de los países miembros, y la farmacéutica.

El acuerdo establecía la adquisición para Europa de 300 millones de dosis por un coste total de 870 millones de euros. La firma de los acuerdos avanzados de compra tiene como objetivo que la UE adopte las medidas necesarias para garantizar una vacuna segura y eficaz a los Estados miembros y que la negociación con las empresas farmacéuticas «se haga en las mejores condiciones posibles».

Contratos con los laboratorios Janssen, Sanofi-GSK, CureVac y Moderna

Además, la Comisión Europea ha firmado ya contratos con Janssen -perteneciente al grupo estadounidense Johnson & Johnson— y con Sanofi-GSK. Además, las autoridades europeas han concluido las conversaciones con CureVac y Moderna, además de con BioNTech y Pfizer. «Es posible que tengamos una cartera de unas seis prometedoras vacunas, lo que era el objetivo desde el principio», ha asegurado la comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides. La Agencia Europea del Medicamento (EMA) será la responsable de examinar la seguridad de estas vacunas y autorizar su puesta en el mercado.

Por su parte, Sanidad confía en que a principios de mayo esté vacunada una «población relevante» en España y todo apunta a que hay consenso en cuanto a quienes serán los primeros colectivos en recibir el fármaco. Los primeros vacunados serán los mayores de 65 años, personas que tienen enfermedades que predispongan formas graves de la COVID-19, residentes en geriátricos, el personal sanitario y otros profesionales de servicios esenciales.

El pasado mes de septiembre Sanidad y comunidades acordaron la puesta en marcha de una estrategia de vacunación común, que se elaborará de forma conjunta, teniendo en cuenta la opinión de expertos en bioética y de sociedades científicas y se aprobará en el Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.