Ciencia y Tecnología | Medio Ambiente

¿Cómo van a cambiar las nuevas etiquetas de eficiencia energética?

Según un nuevo reglamento dictado por la Unión Europea, desde el 1 de marzo del 2021, el nuevo etiquetado estará vigente en todos los electrodomésticos

A, A+, A++, A+++… Estas eran las etiquetas a las que los consumidores de la Unión Europea estaban acostumbrados desde 1994. Sin embargo, esta nomenclatura ha cambiado con la llegada de las nuevas etiquetas de eficiencia energética para todos los electrodomésticos en la Unión Europea, tras la cual, desaparece la letra A… de momento.

El nuevo etiquetado de eficiencia energética, que ha llegado el 1 de marzo de 2021, distribuye los electrodomésticos de la A a la G, siendo la A la más eficiente, simplificando la nomenclatura. Sin embargo, la A por el momento quedará desierta, para permitir que con la innovación y nuevos electrodomésticos que estén por llegar, ocupen esta categoría, la más alta.

¿Cuándo llega el nuevo etiquetado de eficiencia energética?

Desde marzo de 2021, estas nuevas etiquetas estarán presentes en los lavavajillas, lavadoras, lavasecadoras, frigoríficos, pantallas y monitores, que serán los primeros en cambiar esta nomenclatura. Seguirá presente, sin embargo, en lámparas y bombillas, cuyo cambio llegará en septiembre de 2021. Los últimos serán los aires acondicionados y las secadoras, a las que les llegará el cambio en 2022.

La Unión Europea promovió este cambio debido al efecto que el etiquetado “+” generaba en los consumidores. Se había comprobado que con dichas etiquetas (A+, A++, A+++…) la motivación a comprar electrodomésticos más eficientes era menor a la que había con la escala anterior de A a G. Por ello, se decidió volver a ella, plan que empieza a funcionar este año, en 2021, de manera paulatina y escalada.

¿Cómo interpretar las nuevas etiquetas de eficiencia energética?

Tal como sucedía antes, con el etiquetado vigente desde 1994 hasta ahora, habrá un escalado para clasificar de mejor a peor según el índice de eficiencia energética (EEI), que tiene en cuenta el consumo anual de energía y en cada programa. Este nuevo etiquetado se limitará solo a las letras, prescindiendo de los símbolos +. Por lo tanto, lo que encontraremos en cada etiqueta de electrodomésticos como las lavadoras o el aire acondicionado, son los siguientes apartados:

Clases de eficiencia energética:

Serán 7 a partir de ahora. A la clase A le corresponde el color verde. Esta clase, de momento, quedará desierta, para permitir que los nuevos electrodomésticos, con mayor eficiencia que los existentes. La A será designada a aquellos electrodomésticos con el mayor índice de eficiencia energética (EEI). Tras esta clase, le siguen aquellas correspondientes a las letras de la B a la G, a cada cual se le asigna un color, que irá degradando del verde al rojo, pasando por el amarillo y el naranja.

Clase de eficiencia energética asignada:

A la derecha de la clasificación, común a todas las etiquetas, aparecerá la clase asignada a ese producto específico.

Pictogramas:

Indican las características del electrodoméstico. Por ejemplo, en lavadoras encontraremos elementos como la capacidad de carga (kg), consumo de agua, ruido del centrifugado (db)… etc. Estos estarán siempre basados en el programa Eco.

Consumo anual de energía:

Consumo energético ponderado en kWh/100 ciclos de funcionamiento.

Código QR:

Como novedad, estas nuevas etiquetas estarán obligadas a llevar un código QR que, al escanearlo, lleve al usuario a información más en detalle sobre el producto.

¿Qué eficiencia energética tiene mi electrodoméstico?

Para suavizar esta transición de un etiquetado de eficiencia energética a otro, se ha desarrollado un proyecto europeo llamado BELT (Boost Energy Label Take Up), del que la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) forma parte. Además, este proyecto también tiene como fin que los fabricantes investiguen para desarrollar y lanzar al mercado electrodomésticos más eficientes.

A rasgos generales, los electrodomésticos marcados hasta ahora como “A+++” pasarán a la categoría C, los marcados con la “A+” pasarán a la D. Serán pocos los electrodomésticos que pasen a la puntuación B o C. Además, está planteado que ese sistema se revise en cuanto el 30% de los electrodomésticos del mercado obtengan la puntuación ‘A’.

Contaminación y sostenibilidad: parte de la Agenda 2030

Para preservar los ecosistemas, parar el cambio climático y, en general, mejorar la vida de las personas en el planeta, la ONU ha fijado una serie de objetivos que conforman la Agenda 2030. Estos objetivos incluyen fomentar la producción de energía no contaminante, luchar contra el cambio climático, promover la igualdad, promover las ciudades sostenibles, entre otros.

Comentar ()