Decenas de miles de personas, con líderes indígenas a la cabeza, reclamaron este sábado justicia climática y social a orillas de la COP26 de Glasgow, en vísperas de que la cumbre de la ONU entre en su recta final en busca de un pacto que evite que las temperaturas suban más de 1,5 ºC a final de siglo.

«Aquí estamos todos marchando no sólo por nosotros: por los animales, por el mundo vegetal, por todo lo espiritual. Las estrellas acompañan hoy este camino (…). No hay fronteras, no hay religiones, no hay colores. Somos todos una gran familia, la familia humana», declaró el mapuche chileno Calfín Lafkenche al inicio de la marcha.

Ayer, miles de jóvenes, entre ellos Greta Thunberg, tomaron la ciudad de Glasgow en la protesta climática de la organización Fridays For Future («Viernes por el futuro», FFF en inglés), y en sus calles rugieron contra el “bla, bla, bla” y las “promesas vacías” de la Cumbre del Clima (COP26).

Los manifestantes -25.000 según FFF y miles según fuentes policiales- gritaban alborozados cuando los breves rayos de sol que se filtraban entre las nubes que cubrían este viernes el cielo escocés iluminaban el colorido bosque de pancartas de cartón que encabezaba la marcha, lugar reservado a los indígenas.