El activismo climático continúa su escalada de acciones por toda Europa. A los colectivos como Just Stop Oil que estos días han acaparado titulares por sus acciones en museos se suman otros colectivos de la red de movimiento activistas A22 Network.

La última de estas acciones pertenece al colectivo de científicos activistas denominado Scientist Rebellion Rebelión Científica, en España- que el pasado sábado entraron en un concesionario de coches de alta gama de BMW en Munich, Alemania, y realizaron una acción contra varios de los modelos de autos expuestos. Pegaron papeles y rociaron de pintura negra los coches, además sobre uno de ellos se pegaron con cola varios de los activistas.

Entre los 16 detenidos hay cinco españoles, según ha informado el propio colectivo. Los cinco españoles detenidos son el ambientólogo Víctor de Santos, el doctor en física y matemáticas Mauricio Misquero, los ingenieros Fernando Rojas  y Joseba Sáenz de Navarrete y la artista y activista Marta Moreno Muñoz.

Desde el 17 de octubre, Rebelión Científica -con vínculos puntuales con A22- ha ocupado espacios en los ministerios del gobierno y en concesionarios de automóviles de lujo en Alemania.

Según la información remitida por los activista permanecerán detenidos hasta el viernes 4. Además de los españoles hay 11 detenidos más. Los miembros de la Rebelión Científica han informado al juez que decidía sobre su custodia, que seguirían realizando acciones no violentas hasta el 4 de noviembre, momento en el que el foco de atención se centrará en la cumbre climática internacional de la COP27, organizada por la ONU.

La motivación detrás de estas acciones de los científicos es denunciar que no se va a cumplir el Acuerdo de París que limitaría el calentamiento global a 1,5º.  «Ya nunca vamos a cumplirlo (1,5C). Es una mentira. Así que ahora tenemos que decirle a la gente lo que está pasando», afirma Lauranne Gauteau, ecóloga tropical que participó en las protestas anteriores.