La prestigiosa revista Science ha determinado que el lanzamiento y puesta en órbita del telescopio espacial James Webb es el avance científico más destacado de 2022. Este proyecto de la NASA con aportaciones de científicos de todo el mundo se ha podido poner en marcha tras 20 años de trabajo y 10.000 millones de inversión.

Webb es el sucesor científico y técnico del Hubble que ha sido nuestra ventana al universo durante los más de treinta años que lleva orbitando alrededor de la Tierra. La ambición científica del nuevo telescopio nació de los resultados del Hubble que nos empujan a ir más allá de lo que Hubble ha ido. En particular, Webb busca objetos muy distantes como las primeras galaxias formadas en el universo, dando claves sobre su origen y formación. 

Lo hace a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra hasta donde llegó tras un largo y tenso viaje para desplegar sus paneles solares y entrar en funcionamiento. Un telescopio espacial ofrece una visión más nítida del universo que nos rodea. A diferencia de su predecesor, el telescopio espacial Hubble, el JWST puede captar la luz infrarroja, incluida la emitida por las primeras estrellas y galaxias que comenzaron a existir.

Los datos de Webb ya han empezado a revelar con gran detalle la composición atmosférica de planetas situados a cientos de años luz de la Tierra, ofreciendo pistas sobre su capacidad para albergar vida tal y como la conocemos.

“La elección del telescopio espacial James Webb como hito científico del año por la revista Science confirma el enorme impacto que este telescopio está teniendo en la astronomía. El Webb, tres veces más grande que el Hubble y optimizado para la observación en el infrarrojo, ha iniciado una revolución astronómica que se extenderá durante las próximas décadas», asegura Ricardo Hueso, profesor de Física Aplicada de la Universidad del País Vasco. «Todos los que hemos tenido la fortuna de poder utilizarlo para alguna observación podemos decir que la calidad de las observaciones del Webb excede claramente las expectativas que teníamos puestas en él desde la comunidad astronómica internacional. Desde sus primeras observaciones está cumpliendo su objetivo de observar la luz de las primeras galaxias y estrellas, lo que permitirá a los cosmólogos afinar el modelo de expansión del universo y comprender mejor por qué el universo es como es y cómo funciona», ha añadido el físico en declaraciones a Science Media Center España. 

Diferencia entre telescopio con o sin infrarrojos

Esta es una de las grandes diferencias entre Hubble y Webb. El Hubble tiene una capacidad de observación infrarroja limitada, especialmente si se compara con la que tendrá Webb. La diferencia entre una observación con un sistema u otro se puede ver en esta comparación de la nebulosa conocida como los Pilares de la creación. En la imagen de la izquierda, sin infrarrojos, se detectan menos estrellas ya que están ocultas tras los gases del espacio. En la imagen de la izquierda, con infrarrojos, se aprecian muchas más estrellas.

Los pilares de la creación
Los pilares de la creación en Infrarrojo.

Otros descubrimientos

Science también destaca como hechos relevantes: el descubrimiento de un microbio masivo casi 5.000 veces más grande que muchas otras células bacterianas; el desarrollo de una variedad de arroz perenne; nuevos conocimientos sobre cómo la peste negra alteró los genes de los europeos; un antiguo ecosistema reconstruido a partir de ADN ambiental de 2 millones de años conservado en el permafrost de Groenlandia; avances en una vacuna contra el virus respiratorio sincitial; el éxito de la misión del satélite DART de la NASA; la aprobación de una ley histórica sobre el clima; el rápido desarrollo de la inteligencia artificial creativa; y la identificación del virus que puede causar la esclerosis múltiple.