Ciencia y Tecnología

El CSIC lanza una innovadora vacuna que podría salvar la vida a casi 400.000 perros al año en España

Fase intracelular del parásito Leishmania spp. en las células de la médula ósea de un perro CIB

La idea surgió en los años 90. A Vicente Larraga, investigador del grupo de Parasitología Molecular del Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (CIB-CSIC), algunos de sus compañeros le dijeron que en Suecia se estaba desarrollando una vacuna para combatir una enfermedad viral hemorrágica que afecta a las truchas. Y el pensó, "si se hace con los virus, ¿por qué no con los parásitos?".

Larraga relataba hace un año esta historia a la agencia EFE para ilustrar lo que fue el inicio de un camino que ahora ha concluido: el de desarrollar una vacuna contra la leishmaniasis canina. En medio, el investigador aseguró que había tenido "una vida muy agitada" todos estos años, con ensayos clínicos laboriosos, cambios empresariales de sus socios y la pandemia, que lo paralizó todo.

Aunque en esa entrevista Larraga explicaba que el objetivo era que la vacuna estuviera en el mercado en la primavera de 2023, finalmente esto ha ocurrido ahora. Y es que este miércoles el CSIC ha anunciado que ya está disponible. De hecho Petia, la empresa especializada en animales de compañía perteneciente al grupo farmacéutico Zendal, la ha presentado coincidiendo con el XLI Congreso Anual de la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía, celebrado en IFEMA.

La vacuna fue desarrollada por científicos del grupo Zendal y del CSIC en 2022, y ha sido la primera para mamíferos animales basada en ADN recombinante para hacer frente a la leishmaniasis canina, un parásito que origina desde úlceras cutáneas hasta la inflamación grave del hígado y del bazo. Bautizada con el nombre de Neoleish, es capaz de reducir el riesgo de infección tras la exposición al parásito y de disminuir su presencia en más de un 90%.

"Neoleish es una vacuna altamente innovadora al utilizar tecnología ADN, basada en fragmentos de información genética que codifican inmunógenos, lo que la convierte en la tercera de este tipo que se comercializa en el mundo. Denominada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) como uno de los tres medicamentos biotecnológicos innovadores del año 2022, en noviembre de ese año recibió la autorización para ser comercializada como medicamento veterinario para perros", explicaron desde el CSIC.

"La vacuna activa específicamente la vía celular de defensa en los animales infectados y disminuye, en más del 90%, la presencia del parásito dentro de las células de los perros vacunados. Además, permite la inmunización activa de perros negativos a Leishmania a partir de los 6 meses de edad, para reducir el riesgo de desarrollar una infección activa y/o la enfermedad clínica tras la exposición a Leishmania infantum", añadieron.

En 2021 la Universidad de Navarra estimó que esta enfermedad afecta a una media de 385.000 perros al año en España, el 15% del total censado en nuestro país. Sin embargo, la misma institución aseguraba que tan solo el 3% de estos animales está vacunado. Y como la mitad de los canes infectados son asintomáticos, se dificulta el diagnóstico y la capacidad de impedir la propagación de la enfermedad a otros perros.

Historia de la vacuna

Larraga explicó a EFE que la primera financiación, 30.000 pesetas, la recibió tras hablar con una persona, ya jubilada, de la empresa farmacéutica Hipra. Pero tres años después la compañía cambió su estrategia y decidió centrarse más en el diagnóstico que en las vacunas. Así que contactó con Pfizer.

La compañía apoyó el proyecto a través de su centro de investigación animal en Londres pero, tras comprar una empresa también estadounidense del mismo sector y con sedes en otras ubicaciones, le devolvieron la patente. Ya en 2010 Larraga llegó a un acuerdo con la gallega CZ Vaccine, del grupo Zendal, y continuaron los experimentos, aunque esta vez ya a gran escala. Y entonces, cuando ya lo tenían "casi todo hecho", llegó el 2020. Y con él, la pandemia.

La última parte del proceso se vio entonces interrumpida y Larraga se centró, como muchos otros investigadores, en el covid-19. De hecho, en 2023 su laboratorio estaba desarrollando una vacuna basada en la misma tecnología (ADN recombinante) que la de la leishmaniasis, aunque estaba aún en fase preclínica.

Aún así, el proyecto siguió en marcha hasta que en 2022 la EMA dio por fin su dictamen favorable a la vacuna canina. Era el impulso definitivo para una investigación de toda una vida que ahora, por fin, ha concluido con la salida al mercado del producto. La vacuna, por cierto, funciona con dos dosis por vía nasal y sirve para todas razas del mundo

El peligro de la leishmaniasis

Desde el CSIC explican que la leishmaniasis es una enfermedad causada por el parásito Leishmania, de la familia de los tripanosomátidos, que es transportado por la mosca flebótomo. Se trata de una zoonosis grave (lo que significa que se transmite de los animales a los seres humanos), presente en la cuenca Mediterránea, Asia y América que puede causar la muerte sin tratamiento y cuyo reservorio principal es el perro.

Las manifestaciones clínicas de la enfermedad van desde úlceras cutáneas que cicatrizan espontáneamente hasta formas fatales en las cuales se presenta inflamación grave del hígado y del bazo. Cada año se producen entre 500.000 y un millón de nuevos casos, y en España se calcula que casi un 30% de los perros han tenido contacto con el parásito.

"Es un protozoo parásito peculiar que se introduce en las células del sistema inmune del animal al que infecta y así se protege de los anticuerpos que este genera para eliminarlo. Requiere pues, para su protección, la activación de la llamada vía celular (las conocidas células asesinas y los linfocitos T), para ser eliminado", señaló Larraga, que ha dirigido el desarrollo junto a los investigadores del CIB-CSIC Pedro José Alcolea y Ana Alonso Ayala.

"Este es un importante hito para la compañía, dada la importancia de esta vacuna en el entorno de la salud de las mascotas", destacó Ricardo Troncoso, CEO de Petia. "De nuevo la unión de sinergias público-privadas da un buen resultado en el ámbito biofarmacéutico. La alianza Zendal- CSIC ha conseguido un hito en la vacunología animal. Tras mucho tiempo de investigación, hoy ponemos en el mercado una vacuna segura, perteneciente al grupo más innovador, las denominadas de tercera generación", apuntó Andrés Fernández, CEO de Zendal.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar

1 Comentarios

Normas ›

Comentarios cerrados para este artículo.

  1. ¡Quizas puedan salvar al perro sanxe!