Como una puntualidad impresionante, a las 21.55 el rover Perseverance, que tiene el tamaño de un coche, tocó el suelo de Marte, exactamente en el cráter Jezero. Un amartizaje de éxito que suma el quinto vehículo de la NASA en lograrlo. La operación se siguió en directo por internet y con emisión especial en castellano y tuvo a la estación de Robledo de Chavela como el punto en el que se recibió la primera señal del éxito de la operación. La estación forma parte de la Red de Espacio Profundo (DSN) de la NASA.

La misión se inició con el lanzamiento el pasado 30 de julio de 2020, el rover Perseverance buscará a partir de ahora señales de vida microbiana del pasado del planeta, recolectará muestras de rocas y sedimentos para su envío futuro a la Tierra, estudiará la geología y el clima de Marte y allanará el camino para la futura exploración humana del Planeta Rojo.

Perseverance también transporta un experimento tecnológico, el Helicóptero Ingenuity Mars, que intentará llevar a cabo el primer vuelo controlado y con motor en otro planeta.

Una futura misión de la NASA irá a Marte a recoger las muestras que desde ya empiece recopilar el rover. Para llevar a cabo su cometido el Perseverance ha amartizado en una cuenca donde los científicos creen que un antiguo río desembocaba en un lago y depositaba sedimentos en un delta.

Un amartizaje de vertigo

Miembros del equipo de la NASA celebran la llegada del Perseverance a Marte. NASA

La llegada del perseverance a Marte se vivió con muchas tensión, especialmente llamados ‘siete minutos de terror’, momentos en los que la nave entró en la atmósfera marciana. La tensión se convirtió en festejo cuando se recibió la primera imagen enviada desde Marte. La fotografía, en blanco y negro, muestra un entorno arenoso con algunas rocas dispersas. La imagen confirma que el rover está en buen estado de funcionamiento.