Astronomía

El telescopio Gaia revela el mapa químico de nuestra galaxia y detecta 156.000 asteroides

Composición artística de GAIA estudiando la galaxia.

Composición artística de GAIA estudiando la galaxia.

La Agencia Espacial Europea acaba de publicar el tercer paquete de datos completos recabados por el telescopio espacial Gaia ubicado a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra. Desde su lanzamiento en 2013 la exitosa misión de la ESA tiene como fin crear el mapa multidimensional más preciso y completo de la Vía Láctea. Una información que permite a los astrónomos reconstruir la estructura y la evolución de nuestra galaxia durante miles de millones de años, además de comprender mejor el ciclo de vida de las estrellas y nuestro lugar en el Universo. 

Este tercer conjunto completo de datos contiene información más extensa y mejorada sobre casi 2.000 millones de fuentes, en su mayoría estrellas y un subconjunto de objetos del Sistema Solar y fuentes extragalácticas. Estos datos se recopilaron entre el 25 de julio de 2014 y el 28 de mayo de 2017.

Uno de los descubrimientos que más ha sorprendido a los astrónomos es que Gaia puede detectar terremotos estelares. Se trata de movimientos registrados en la superficie de una estrella y que cambian la forma de las estrellas, algo para lo que originalmente no estaba ideado el telescopio.

“Los terremotos estelares nos brindan mucha información sobre las estrellas, especialmente sobre su funcionamiento interno. Gaia inaugura una mina de oro para la astrosismología de estrellas masivas», afirma el científico Conny Aerts de Ku Leuven, miembro de Gaia Collaboration.

En paralelo al lanzamiento de estos datos se publican varios artículos científicos que dan muestra de profundidad de los descubrimientos de Gaia. Entre la gran cantidad de información de GAIA destaca el nuevo estudio de asteroides que cifra en 156.000 asteroides. También cataloga 800.000 estrellas binarias de las que presenta su masa y evolución.

Mapa químico de la galaxia

La novedad de este conjunto de datos es que aportan información sobre luminosidades, temperaturas, masas y composiciones químicas con precisión de las estrellas. Con su composición los astrónomos son capaces de averiguar su lugar de nacimiento y su trayectoria posterior y componer la historia de la Vía Láctea. Este paquete de datos de hoy presenta el mayor mapa químico de la galaxia.

Infografía con las técnicas de observación de Gaia.
Técnicas de observación de Gaia. ESA

Nuestro Sol y todos nosotros pertenecemos a un sistema en continuo cambio»

Alejandra Recio-Blanco

La publicación incluye asimismo las velocidades radiales de 33 millones de estrellas, cinco veces más que la publicación de datos anterior. La velocidad radial es a la que los objetos se alejan o acercan a nosotros, lo que ofrece la tercera dimensión de velocidad en el mapa de Gaia. 

“Nuestra galaxia es un hermoso crisol de estrellas”, explica Alejandra Recio-Blanco, miembro de Gaia Collaboration en el Observatoire de la Côte d’Azur de Francia. “Esta diversidad es extremadamente importante, ya que nos narra la historia de la formación de nuestra galaxia. Revela los procesos de migración dentro de nuestra galaxia y la acreción de galaxias externas. Nuestro Sol y todos nosotros pertenecemos a un sistema en continuo cambio, formado gracias a la reunión de estrellas y gas procedente de distintos orígenes”.

Te puede interesar

Comentar ()