Tecnología y Gadget

Samsung presenta su apuesta por el 8K en televisiones con Inteligencia Artificial

logo
Samsung presenta su apuesta por el 8K en televisiones con Inteligencia Artificial

Uno de los televisores de Samsung.

Resumen:

La tecnología avanza a pasos agigantados. Mientras una inmensa mayoría de los televisores españoles emiten todavía en calidad HD, con el 4k todavía en pañales, los fabricantes ya están lanzando sus grandes apuestas por la calidad superior: el 8k.

Samsung ha sido la última en unirse a una gama en la que ya estaba LG junto a otros dispositivos del gigante surcoreano. La competición entre los dos pesos pesados de las televisiones en España, pues entre ambos se reparten una porción mayoritaria del mercado en nuestro país, se ha elevado al más alto nivel de calidad, en un momento en el que los contenidos apenas empiezan a adecuarse al 4k.

En la IFA de Berlín, una de las grandes citas de la tecnología en todo el mundo, el fabricante surcoreano ha presentado su Q900R QLED, una nueva familia de televisiones con la calidad más alta disponible en el mundo.

La tecnología avanza a pasos agigantados. Mientras una inmensa mayoría de los televisores españoles emiten todavía en calidad HD, con el 4k todavía en pañales, los fabricantes ya están lanzando sus grandes apuestas por la calidad superior: el 8k.

Samsung ha sido la última en unirse a una gama en la que ya estaba LG junto a otros dispositivos del gigante surcoreano. La competición entre los dos pesos pesados de las televisiones en España, pues entre ambos se reparten una porción mayoritaria del mercado en nuestro país, se ha elevado al más alto nivel de calidad, en un momento en el que los contenidos apenas empiezan a adecuarse al 4k.

La gran mayoría de los programas y películas que se emiten en España sólo están preparados para una resolución en alta definición. Sin embargo, con la popularización de actores como Netflix, HBO o Amazon Prime, que ofrecen contenidos en 4k, las marcas han querido adelantarse.

En la IFA de Berlín, una de las grandes citas de la tecnología en todo el mundo, el fabricante surcoreano ha presentado su Q900R QLED, una nueva familia de televisiones con la calidad más alta disponible en el mundo.

En un tamaño de 65, 75 u 85 pulgadas, Samsung ha decidido que, además de un rendimiento al más alto nivel, va a dotar a sus televisores de Inteligencia Artificial.

Esto significa, grosso modo, que el usuario no tendrá que esperar a que las productoras y los canales de televisión o en streaming comiencen a lanzar al mercado contenidos en calidad 8k. Con una suscripción a Netflix, Movistar o una simple antena de televisión, se podrá ver la tele en 8k.

“Llevamos años trabajando para hacer que la industria avance hacia una calidad de imagen superior”, ha explicado el vicepresidente senior de Samsung, Jongsuk Chu. “La introducción de nuestro televisor QLED 8K es un componente clave en esa evolución. Los consumidores disfrutarán de los colores brillantes, la nitidez y el sonido de nuestros nuevos modelos”, ha dicho.

El peso de la Inteligencia Artificial

Prácticamente no queda un ámbito en el que la Inteligencia Artificial no juegue un papel muy importante. Así, estos nuevos dispositivos de Samsung se sirven de un procesador Quantum Processor para convertir todos los contenidos en 8k.

Da igual que estemos reproduciendo una película a través de un USB, un cable HDMI o que simplemente pongamos nuestra serie favorita en una de las plataformas de streaming. El procesador en el interior de los televisores lo convertirá automáticamente a la más alta calidad de reproducción.

Además, las teles se adaptarán de forma natural al entorno y pondrán un fondo de pantalla que se asemeje a lo que hay a su alrededor. Del mismo modo, mostrará el tiempo, las principales noticias o las fotos que tengamos en los dispositivos asociados. En España comenzará a venderse a partir de este mes de octubre.

Es obvio que estos nuevos televisores no alcanzarán unas ventas masivas a corto plazo, pero es un avance dentro de una industria en la que todavía queda mucho margen. Aun así, por mucho que avancen los fabricantes, sino lo hacen a la vez los productores de contenidos, la industria marchará a dos velocidades y los grandes perjudicados serán los usuarios.