// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos

Logo de Android

Tecnología y Gadget

El rey de los móviles cumple 10 años

En el mes de abril del año 2004 un grupo de inversores se acercó a las oficinas de una nueva start up para escuchar como sus cuatro fundadores, Rich Miner, Nick Sears, Chris White y Andy Rubin, les explicaban su idea para mejorar el software de las cámaras de fotos.

La cosa no debió ir demasiado bien porque cinco meses después al cuarteto de socios se les había acabado el dinero y estaban a punto de echarles de sus oficinas. Hasta que apareció Steve Perlman, muy amigo de Rubin, con 10.000 dólares en la mano. Eso les permitió resistir algo más.

Perlman no hizo una apuesta a ciegas, poco tuvo que ver en esto la amistad. A cambio de insuflar algo de vida en la compañía se quedó con un puñado de acciones, una operación perfecta antes de convertirse en millonario al vender WebTV, una de sus creaciones, a Microsoft por 425 millones de dólares.

Confiaba en que les iría bien y, además, a los amigos se les ayuda cuando puede. No tardó el tiempo en darle la razón. Miner, Sears, White y Rubin decidieron dejar de lado el mercado de las cámaras para centrarse en los dispositivos móviles. Meses después, ya en 2015, un ejecutivo de Google aparecía en su puerta con un cheque de 50 millones de dólares para quedarse con la compañía. ¿El nombre? Android Inc.

Nacimiento de un rey

Hay una altísima probabilidad de que si está leyendo estas líneas en un dispositivo móvil sea gracias a los cuatro genios que fundaron Android, el sistema operativo más popular del mundo con una cuota de mercado que roza el 86%. El absoluto rey en teléfonos y tabletas.

Sus primeros pasos, en cualquier caso, se fueron dando en la sombra, sin mucho bombo. De hecho, toda su concepción actual surgió como reacción al innovador diseño del iPhone 3G y la variación del iOS que presentaba.

El equipo liderado por Rubin estaba desarrollando un Android más enfocado a dispositivos con teclado físico, pero cuando Apple lanzó aquél teléfono decidieron que había que dejar eso atrás para focalizar todos sus esfuerzos en la pantalla táctil. Acertaron.

La versión beta original quedó lista el 5 de noviembre del año 2007, aunque hubo que esperar hasta el 23 de septiembre de 2008, hace ahora una década, para que la versión 1.0 de Android se lanzara al público. Fue, además, la única hasta la fecha que no ha quedado bautizada con un nombre más allá de los números.

HTC Dream.

El primer dispositivo que llevó Android fue el HTC Dream, que con el paso del tiempo recibió el sobrenombre de Google Phone. Debutó en el mercado del 22 de octubre del año 2008 y costaba 179 dólares, una inversión con la que a cambio te llevabas un smartphone con pantalla táctil, internet, una cámara de 3,2 megapíxeles y acceso a unos primigénios Gmail y Google Maps.

La carta de postres

“Ya que nos hacen la vida más dulce, deberían tener nombre de postres”. Esa la explicación que dio Google, si bien luego fue algo matizada por diferentes portavoces de la compañía, a los nombres que recibía cada actualización de Android. Todas ellos, además, se van sucediendo en orden alfabético.

Pese a que su versión inicial llegó en septiembre de 2008 y que en febrero de 2009 recibió su primera actualización con la edición 1.1, la auténtica identidad de Android tomó forma el 27 de abril del año 2009 con Cupcake.

Las etapas iniciales del sistema operativo de Google vivieron puntos de inflexión, que se alternaban con etapas de continuidad en una industria, la de los smartphones, que daba sus primeros pasos a la espera de la explosión definitiva que vivimos ahora.

Así, las siguientes versiones quedaron bautizadas como Donut, en septiembre de 2009, Eclair (pepito), a finales de octubre del mismo año, y poco después Froyo, por la abreviatura de yogur helado en inglés. Éste último era, de los tres, el que más novedades presentaba, con la incorporación del Adobe Flash, una mejor conexión bluetooth, más capacidad WiFi y mayor velocidad a la hora de ejecutar tareas.

Tras los efímeros Ginger Bread (pan de jengibre), Honeycomb (un tipo de caramelo) y Ice Cream Sandwich (sandwich helado), el primer punto de inflexión y de crecimiento de Android no llegó hasta julio del año 2012 con el debut de Jelly Bean  gragea).

El equipo de Android cambió bastantes cosas con esta nueva versión, dedicando muchos más recursos y esfuerzos para conseguir una mejor funcionalidad y una mayor potencia, dejando un poco de lado el diseño. El primer dispositivo en tener esta actualización fue la tableta Nexus 7, aunque no tardó demasiado en estar en la familia de teléfonos móviles homónimos de la compañía.

Cambio de ritmo

A partir de entonces Android decidió cambiar el ritmo, meter una marcha más a la sombra de la llegada al mercado de los diferentes smartphones con el sello de Google. La exitosa familia Nexus, sobre todo a partir del lanzamiento del Nexus 5, estuvo apoyada por KitKat, una versión del sistema operativo que sirvió como puente con el presente de estos dispositivos.

KitKat, cuyo desarrollo recibió el nombre de Proyecto Sveltle, fue el primero que también estaba presente en relojes inteligentes, pero la verdadera innovación llegó con Lollipop (chupa-chups) con una nueva interfaz, más batería y una apariencia de los iconos que todavía se mantiene a día de hoy en algunos casos. El lector de huella dactilar, la reproducción en 4K y el USB-C llegaron poco después, con Marshmallow (nube).

Algo más desapercibido pasó Nougat (turrón), seguramente porque fue el predecesor del Android 8.0 Oreo, cuya misión principal era servir de soporte a los Pixel de Google, su última y acertada apuesta en el terreno del hardware. Los desarrolladores del gigante de Mountain View cambiaron toda la arquitectura del sistema operativo trabajando bajo el sobrenombre de Proyecto Treble.

La versión más nueva de Android, 9.0 Pie (tarta), nació el 6 de agosto de 2018 pero todavía está en una fase temprana. De hecho, las cifras de adopción no son nada llamativas, pues todavía muchos dispositivos están con problemas para implementar Oreo.

En cualquier caso, Google no tiene de qué preocuparse. Tiene el monopolio de los sistemas operativos en la cada vez más importante y avanzada gama media, así como a pesos pesados del nivel más alto como Samsung o su propia gama Pixel.

Es cierto que el móvil más vendido de cada año suele ser el iPhone de turno, pero la lista está copada por Android. Las masivas ventas en mercados como China o India auguran que después de esta década, al pequeño alien verde todavía le queda mucho, pero mucho, tiempo de vida.

logo
El rey de los móviles cumple 10 años