Ciencia y Tecnología | Inteligencia Artificial | Tecnología y Gadget ENTREVISTA | JUAN MANUEL LÓPEZ-ZAFRA, PROFESOR DE CUNEF Y EXPERTO EN BIG DATA

"La respuesta digital del Gobierno va con muchísimo retraso"

Un médico con mascarilla utiliza un móvil. Comunidad de Madrid

El pasado 31 de enero, horas antes de que Sanidad confirmara el primer positivo por coronavirus en España, Juan Manuel López-Zafra advirtió en su cuenta de Twitter: «China informando de una crisis sanitaria global. Qué puede salir mal». Desde entonces, este profesor de estadística de CUNEF y experto en Big Data comparte día a día cifras globales de muertos e infectados y critica con dureza la gestión del Gobierno. «Cada decisión es un canto a la incompetencia».

El profesor atiende por teléfono a El Independiente para hablar de la respuesta digital del Ejecutivo a la crisis sanitaria. El Gobierno desarrolla una app para que el usuario se autoevalue y así ayude a no sobrecargar las llamadas a emergencias. La aplicación geolocaliza al usuario, siempre que este de su permiso, y deriva al paciente a los servicios y protocolos de su comunidad autónoma. No es el único proyecto. El programa DataCOVID, que será gestionado por el INE, rastreará más de 40 millones de móviles en todo el país durante la emergencia sanitaria. El objetivo: analizar los movimientos de los españoles en los días previos y durante el aislamiento. Todo ello utilizando datos anónimos y agregados.

P.- ¿El Gobierno va con retraso en la respuesta tecnológica a la pandemia?

R.- Con muchísimo retraso. Corea del Sur, muy al principio de la infección del Covid-19, puso en práctica su app. La desarrollaron rápido, la tenían prácticamente desarrollada porque tuvieron un contacto muy cercano con el SARS hace unos años y, por tanto, estaban muy preparados y avanzados. Casi desde el principio utilizaron la geolocalización para advertir a la población de cuál eran sus riesgos y qué actividad podían tener. China lo desarrolló a través de la app de mensajería WeChat. Lo hizo rapidísimo, pero gracias al «sistema de crédito social» ya tenían geolocalizado a todo el mundo e instalar una nueva app a través del WeChat era muy sencillo.

Desde el 9 de marzo, que la Comunidad de Madrid cerró las clases para el día 11, y desde que el Gobierno aprobó el confinamiento, han pasado tres semanas. Esta la app de Coronamadrid que no es para geolocalizar, sino para identificar síntomas. Y luego la que esta desarrollando el Gobierno, que se aprobó el fin de semana pasado.

P.- Usted alertó del peligro del coronavirus a finales de enero…

R.- Yo me fui alertando a lo largo de todo el mes de enero, desde que empezaron a crecer los muertos e infectados oficiales en China y aquí se decía que era una gripe cuando ya se había determinado que no lo era. El hecho de que estaba China manejando información junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que era quien llevaba la voz cantante en el asunto… A mi eso es lo que me alerta, porque tengo una duda metódica respecto a China. Yo no me creo nada de lo que pueda decir China. Desde el PIB hasta el numero de muertos. ¿Por qué? Porque nadie puede verificarlo, no hay contrastación posible. Nadie ha estado en Wuhan, solamente se puede ir en China con una persona acompañándote sí eres periodista. Es imposible verificar lo que está pasando. Nunca ha sido posible, menos ahora.

P.- España desarrolla una app móvil que pedirá geolocalización voluntaria y derivará al paciente a los protocolos de cada comunidad autónoma ¿Qué le parece?

Si la app tiene que derivar al usuario a la CCAA se retrasa el sistema de aviso. Yo no lo veo efectivo»

R.- Una aplicación en sí, en una situación coreana, donde hay limitación de derechos derivada del 2015, puede valer, no te digo que no. Puedes saber donde está un paciente y avisarle de lo qué puede hacer y lo qué no. Para que sea efectivo tiene que ser intrusivo y sí es intrusivo es ilegal en España. Cada comunidad tiene sus protocolos. De hecho, no todas las CCAA tienen un sistema de alerta en ese sentido. Si tenemos seis autonomías de las que más o menos en tres puede funcionar este sistema y en otras tres pueda estar más o menos a punto, nos quedan once y dos ciudades autónomas. Si no tengo app en la comunidad y un sistema centralizado de identificación a los pacientes y de alerta automática la aplicación nacional no sirve de nada.

Si la aplicación tiene que derivar al usuario a un intermediario, que es la comunidad autónoma, a no ser que sea un mero acto administrativo donde la alerta se dirige a un servidor de la CCAA e inmediatamente este da el aviso, se retrasa el sistema. Yo no lo veo efectivo. Lo veo efectivo para que me den protocolos de actuación. A nivel nacional sí sería útil sí cada uno de los españoles se bajase la app y se recibiese ese tipo de información, como la alerta del polen de la Comunidad de Madrid o la de la contaminación del Ayuntamiento de Madrid.

P.- ¿Entonces crees que este sistema de la app es ineficaz?

R.- Totalmente. Con lo que se de ella, que es bastante poco porque tampoco han dado exceso de información, me parece ineficaz porque están metiendo un escalón intermediario, que posiblemente tengas que meterlo. Sí la CCAA dispone de un servidor que de forma automática responde y manda la alerta, perfecto. Pero, en ese caso, el servidor tiene que autorizar al Gobierno para que le mande esa información y creérsela a pies juntillas. Una app así en España, sin limitar las libertades del derecho a la privacidad que recoge el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea (UE), no puede funcionar si no hay consentimiento explícito del usuario.

¿Se puede utilizar el móvil y los desplazamientos para predecir cuál pueda ser la evolución posterior una vez se abran puertas de casas? Sí, pero para eso ya está el estudio del INE que se hizo el año pasado. Ese estudio permite, entre otras cosas, conocer los patrones de movilidad de los españoles sin necesidad de geolocalizar a nadie más, ya que era completamente anónimo. Saber cuáles son los patrones generales de comportamiento de movilidad me permite anticipar los patrones posteriores. Serán más o menos parecidos y, por tanto, se puede predecir rutas de expansión de la enfermedad.  

P.- El confinamiento de la población está disparando el uso del móvil e Internet ¿Estamos exponiendo más que nunca nuestra privacidad?

R.- Sin duda. Creo que ha habido un fallo importante de seguridad en una app que utilizan los jóvenes, Houseparty, que la utilizan para videollamadas de ocho personas. Parece ser que a través de ella han hackeado cuentas de Instagram. Efectivamente estamos más expuestos porque la gente se baja más cosas y, evidentemente, a más tiempo de uso de móvil más posibilidad de exposiciones.

P.- ¿Hay apps sacando provecho de esta crisis?

R.- Parece ser que sí. Para la gente que está bien de salud, el problema que tiene es que está aburrida. Utilizamos las redes como elemento de sustitución del contacto diario. En ese terreno hay posibilidades de interacciones a través de apps nuevas y de ser menos precavido de lo que habitualmente podamos ser. Puede que haya aplicaciones maliciosas o, por lo menos, no muy éticas, que estén sacando provecho. Hay publicidad de aplicaciones exteriores a España donde hacen recomendaciones de salud y si metes tus datos para ver qué tal estas, y no me refiero a la app como la del coronavirus de Madrid sino a otras exteriores, claro que puede haber una utilización maliciosa en un momento dado. No soy consciente, por otro lado, de que este habiendo un uso contrario a la ética por parte de los desarrolladores profesionales.

Comentar ()