La contaminación del agua, especialmente la que se acumula en el subsuelo en acuíferos, es uno de los grandes problemas que amenazan los recursos hídricos. La reducción del agua en estos depósitos naturales hace que los contaminantes tengan menos capacidad de disolución al haber menos agua disponible.

Se han intentado desarrollar maneras eficientes para la eliminación de los iones de metales pesados ​​y los pesticidas que se pueden encontrar en el agua, se han sugerido nano y micromotores artificiales como métodos para eliminar la contaminación, pero los motores catalíticos actuales se degradan fácilmente, lo que puede restringir su vida útil.

Para superar estos problemas, Martin Pumera, director del Centro de Nanorobots Funcionales Avanzados y miembro de la facultad en la Universidad de Química y Tecnología de Praga, ha desarrollado nanorobots magnéticos sensibles a la temperatura. Los nanorobots consisten en un polímero sensible a la temperatura (copolímero tribloque plurónico (PTBC) que funciona como manos en miniatura para «recoger» y eliminar la contaminación, y nanopartículas de óxido de hierro que hacen que los robots sean magnéticos.

El sistema creado por Pumera tiene muchas aplicaciones, -los resultados podrían orientar el diseño de tecnologías sostenibles para la eliminación de contaminantes químicos del agua- pero todavía no está cercana su implementación real. “Estamos hablando con una empresa de obras hidráulicas para ampliar la escala de la prueba de concepto. Sin embargo, si esta tecnología se amplía su uso no es a corto plazo  para la limpieza a gran escala”, asegura Martin Pumera. Su método ha sido detallado en Nature Communications.

Los autores descubrieron que los nanorobots podían eliminar el arsénico y la atrazina -un herbicida común- de metales pesados ​​del agua. Demuestran que la absorción/liberación de contaminantes está regulada por la temperatura. A 5°C, los nanorobots se dispersaron en el agua pero se agregaron cuando la temperatura se elevó a 25°C, atrapando los contaminantes.

Luego, los autores podrían sacar los nanorobots del agua usando imanes. El enfriamiento del material hizo que los nanorobots separaran y descargaran los contaminantes, de modo que los nanorobots pudieran reutilizarse.