Medio Ambiente

Comienza la primavera más calurosa de lo normal tras el segundo invierno más seco del siglo

Este miércoles empieza una primavera que se prevé especialmente cálida y seca que "no dará la vuelta" a este invierno tan escaso de lluvias, según ha detallado la Agencia Estatal de Meteorología

logo
Comienza la primavera más calurosa de lo normal tras el segundo invierno más seco del siglo
Varios tulipanes en Bilbao

Varios tulipanes en Bilbao EFE

Resumen:

La primavera, que comienza este miércoles a las 22:58 hora peninsular, será calurosa y menos lluviosa de lo normal en toda España, después del segundo invierno más seco del siglo XXI y el quinto desde 1965.

En una rueda de prensa para presentar la predicción estacional, el balance hídrico y un análisis del pasado invierno, Delia Gutiérrez, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), ha avanzado que esta primavera no traerá “el cambio que dé la vuelta” a este invierno tan escaso en lluvias.

A priori -ha continuado Gutiérrez- todas las señales apuntan a que será calurosa y, en cuanto a las precipitaciones para los meses de abril, mayo y junio, la tendencia confirma que los valores serán “inferiores a los normales” en todo el país.

Con respecto al invierno que termina, la portavoz ha destacado que ha sido muy seco, “no ha llovido ni la mitad de lo que cae habitualmente”, y solo se han recogido 98 litros por metro cuadrado, un 51 por ciento por debajo de la media.

Además, según Rubén del Campo, también portavoz de la Aemet, este carácter seco del trimestre se ha trasladado a las reservas de nieve, que al término de la estación invernal suponían tan solo la mitad de los últimos 5 años.

Los últimos inviernos tuvieron, en general, la misma línea cálida de este que acaba de finalizar, y así destaca el de 2014, que fue cálido en de todo el país; 2016, que fue muy cálido, el segundo más caluroso desde 1961; y 2017, templado en todo el país.

Respecto a las temperaturas, la media de los valores máximos (14,4 grados) del trimestre ha sido la más alta desde 1965, mientras que las mínimas han estado casi 0,5 grados por debajo de la normal, lo que ha propiciado una estación con “la mayor amplitud térmica” (diferencia entre valores nocturnos y diurnos) de toda la serie de datos, ha avanzado Rubén del Campo.

Durante el invierno, los episodios fríos han sido “escasos y de poca intensidad”, y destacan el de los días 4 a 8 de enero, que se debió a temperaturas mínimas bajas generalizadas, y el “breve pero intenso” de los días 10 a 12 de enero, durante el que se alcanzaron las temperaturas más bajas de todo el invierno.

En cuanto a las máximas, el portavoz ha mencionado el episodio cálido de los últimos diez días de febrero debido a un bloqueo anticiclónico durante el que se alcanzaron “las temperaturas más altas del invierno en la península Ibérica y en Baleares”, que dejó récords de calor en España y en algunas ciudades europeas.

Otros detalles que han caracterizado este invierno han sido la ausencia de temporales y borrascas y el promedio de días soleados tan altos, que ha desembocado en un 32 por ciento más de horas de sol de lo normal en todo el país.

Como dato curioso, el puerto de Navacerrada, en Madrid, registró este invierno un 64 por ciento más de días de sol de lo normal, y en Ciudad Real, se situaron un 56 por ciento por encima de la media, ha observado Del Campo.

El portavoz ha incidido en que la escasez de lluvias y los valores térmicos elevados han propiciado que el número de incendios supere de “manera destacada” la media de lo últimos 10 años.

“El número de focos detectados hasta el 13 de marzo (203) supone 20 veces más que la media para estas fechas (10) y superan a los 154 que habitualmente se registran lo largo de todo un año en nuestro país”, ha detallado.

En relación al año hidrológico en curso (del 1 de octubre de 2018 al 12 de marzo de 2019), las precipitaciones se han quedado un 14 por ciento por debajo de la media y todas las cuencas presentan cifras inferiores a las habituales, excepto la del Pirineo oriental (un 34 por ciento por encima de la media), la cuenca norte y noroeste (un 3 por ciento más) y la del Ebro (un 1 por ciento superior).

El año natural en curso (enero, febrero y hasta el 14 de marzo) también se califica como seco, un 38 por ciento más que las media, en la línea que el resto de datos.