La sospecha estaba sobre la mesa, pero cualquier evento climatológico no está vinculado necesariamente con el cambio climático y necesita su proceso de atribución. Esta vez, como ocurre ahora con cada vez más frecuencia, sí lo estaba. El grupo de científicos del World Weather Attribution ha llegado a la conclusión que el cambio climático hizo 20 veces más probable que ocurrieran las sequías; las altas temperaturas impulsadas por el cambio climático secaron los suelos en gran parte del hemisferio norte este verano. 

Sólo en Europa se ha producido un incremento en la mortalidad de 24.000 personas relacionadas con las olas de calor, según los datos facilitados en rueda de prensa por Dominik Schumacher, Investigador del Instituto de Ciencias Atmosféricas y Climáticas de la ETH Zúrich, Suiza. Pero las olas de calor se extendieron por América del Norte y China, olas que agudizaron la sequía en todo el hemisferio. “Nuestro análisis muestra que las severas condiciones de sequía del verano pasado en gran parte del hemisferio e fueron impulsados ​​por el cambio climático inducido por el hombre. Este resultado también nos da una idea de lo que es que se avecina. Con más calentamiento global, podemos esperar sequías de verano más fuertes y más frecuentes en el futuro, van a ocurrir más a menudo», afirma Schumacher.

Impacto en todos los sectores 

El calor y la sequía en Europa este verano no solo causaron decenas de miles de muertes directas, sino también “agravó la crisis del coste de vida, agravando los impactos de la guerra de Ucrania”, afirmó Maarten van Aalst, director del Centro del Clima de la Cruz y la Media Luna Roja. “Estamos siendo testigos de la huella del cambio climático no solo en peligros específicos, sino también en la cascada de los impactos en todos los sectores y regiones”.

Para cuantificar el efecto del cambio climático causado por el hombre en los déficits de humedad del suelo, los científicos analizaron datos meteorológicos y simulaciones por computadora para comparar el clima actual, El estudio analizó los niveles de humedad del suelo en junio, julio y agosto de 2022, en todo el norte Hemisferio, excluyendo los trópicos. También se centró en una región, Europa occidental y central, que experimentó una sequía particularmente severa con rendimientos de cultivos sustancialmente reducidos.

Río Rin a a paso por Colonia en agosto el 19 de agosto de 2021.Río Rin a a paso por Colonia en agosto el 25 de agosto de 2022.
Río Rin a su paso por Colonia en agosto de 2021 y 2022.

«El verano del hemisferio norte de 2022 es un buen ejemplo de cómo los fenómenos extremos causados por el cambio climático pueden desarrollarse también en grandes regiones en períodos de tiempo más largos. También muestra cómo la combinación de muchos cambios meteorológicos diferentes puede dañar nuestras infraestructuras y sobrecargar nuestros sistemas sociales”, explica Friederike Otto, profesora de Ciencias del Clima en el Instituto Grantham del Imperial College de Londres. «En Europa, las condiciones de sequía provocaron una reducción de las cosechas. Esto fue especialmente preocupante, ya que siguió a una ola de calor provocada por el cambio climático en el sur de Asia que también destruyó las cosechas, y ocurrió en un momento en el que los precios mundiales de los alimentos ya eran extremadamente altos debido a la guerra en Ucrania», añade Otto.