Medio Ambiente

Descubre los secretos para cuidar y podar tus geranios en marzo

Cómo cuidar y podar un geranio

Cómo cuidar y podar un geranio -Pixabay

Las plantas cuentan con unas necesidades generales, pero también con un cuidado específico que debemos conocer dependiendo de a cuál nos dirijamos.

Este trato personalizado dependerá de si son plantas de interior o exterior, el riego que necesiten o la poda y el tiempo en que tengamos que realizar este proceso. En este caso, hablaremos del geranio, una planta de exterior con flores muy destacadas por su aspecto. 

Los geranios acostumbran a florecer en verano y se destacan, además de la belleza, por su resistencia. Ahora bien, la fortaleza no debe traducirse en ningún caso en dejar la planta apartada, ya que la planta del geranio tiene que ser podada de manera eventual para que no deje de dar flores, algo que se produciría si se espiga. 

Cuándo hay que podar un geranio

La resistencia es característica de los geranios, pero en verano. El frío no es tolerable por parte de estas plantas y, por ende, pensando en el invierno llega el momento en el que tendremos que pasar a podar la planta.

Lo habitual es que la poda del geranio se dé en otoño, sólo se realiza una vez al año y se produce después de la floración de verano y de cara a las posibles heladas del invierno, que dependerán del clima al que se enfrente. 

En caso de que haya heladas importantes, tendremos que sustituir la poda del geranio en otoño y pasar a podar esta planta en el inicio de la primavera, en previsión de que las temperaturas suban y se llegue a tope a la floración en verano.

Instrucciones sobre cómo podar los geranios 

Por su parte, para podar un geranio hay que quitar las flores secas en el momento de podar, también las hojas si están secas y/o amarillas, a simple vista. Con la poda, saneamos la planta y le damos más vida, ya que ayudaremos a que en el futuro crezcan más ramas y, por consiguiente, haya. un mayor número de flores, que es lo que realmente destaca. 

Entre los principales consejos, está podar los tallos a ras, con tijeras pequeñas de poda, que estén desinfectadas, y empezando por los más débiles y que veamos que han podido enfermar. Después, llegarán los de los laterales. Por su parte, los tallos del centro se mantienen para que puedan fortalecerse y dar flores, salvo que haya alguno en mal estado. 

Cómo reutilizar los esquejes

El esqueje de geranio es el tallo que ya has cortado, y que si no está en muy mal estado, puedes reutilizar, para crear nuevas plantas. Tendrás que coger el trozo cortado y recortarlo por la zona, para ayudar a que eche raíces. Después, una vez plantado, coloca tierra húmeda en una maceta y presiónalo. Suelen agarrar con facilidad, pero si es muy corto es probable que tengas que llenarlo de tierra. 

Cómo tenemos que cuidar un geranio

Los mejores consejos para cuidar los geranios, plantas de exterior, residen en situarlos en el jardín o en el balcón, para que estén en contacto con el exterior y que puedan recibir mucha luz. También podríamos tenerlos en el interior, siendo muy relevante la iluminación y estén lejos de la calefacción. 

Eso sí, la exposición al sol no debe ser exagerada y habrá que protegerlo en las horas más calurosas, así como también al frío, que como hemos dicho al principio del texto, es el mayor enemigo del geranio

En cuanto a cómo y cuándo regar los geranios, en invierno necesitan menos agua, mientras que en otoño, con una vez a la semana bastará. La frecuencia sube en primavera, a la espera de la floración, y en verano, donde tendremos que regar seguro dos veces a la semana la planta. 

Trucos de los expertos

Los expertos dicen que no es necesario recurrir a cuchillos ni tijeras para deshacerse de las flores marchitas; se pueden arrancar con facilidad de forma individual. En caso de que los racimos estén marchitos pero no totalmente secos, se recomienda desglosarlos uno por uno desde la base.

Para eliminar la umbela en su totalidad, sigue el tallo con dos dedos hasta dar con la base del brote y, luego, rompe en dirección contraria al crecimiento. En concreto, los geranios son más propensos a una poda efectiva cuando los tallos están saturados de líquido, lo cual suele ocurrir unas horas después de un riego o de una llovizna. Sin embargo, durante condiciones climáticas adversas, como lluvias continuas y vientos fuertes, las variedades con flores grandes, semidobles y dobles pueden enfrentar desafíos.

En estos casos, si no puedes proporcionar cobertura protectora, es vital retirar las flores y hojas mojadas y dañadas inmediatamente después de un período de mal tiempo. Para quienes desean evitar podas regulares, las variedades autolimpiantes son una elección inteligente. Estas se desprenden de manera natural de las flores marchitas y suelen regenerar nuevas flores rápidamente. No obstante, se recomienda retirar manualmente las hojas marchitas. En efecto, los geranios autolimpiantes es más común en las variedades trepadoras, según My geranium.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar