Gente

Victoria Federica: una rebelde pandémica con una yegua de paraíso fiscal

Victoria Federica de Marichalar madrina en la XXXIV Exhibición de Enganches en la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

Victoria Federica de Marichalar madrina en la XXXIV Exhibición de Enganches en la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

Victoria Federica, nieta de Juan Carlos I, había vivido la vida monárquica desde la distancia de seguridad que en la actualidad no respeta. Desde que cumpliera los 18 años, la hermana de Froilán le ha sustituido en titulares y polémicas, Marichalar style.

Desde que la pandemia llegara a nuestro país, han sido numerosas las noticias que han salido de la joven saltándose las normas de distanciamiento y con un comportamiento ajeno al drama pandémico. La hemos visto sin mascarilla, en fiestas de más de seis personas sin la distancia recomendada, y ahora ha sido su novio, el DJ Jorge Bárcenas, el que ha seguido la estela de la joven.

Bárcenas suele trabajar en muchas discotecas y este pasado viernes pinchaba en un conocido local de Madrid. Avisando por redes sociales, el DJ terminó congregando a una multitud de jóvenes que hacían cola en pleno centro, sin guardar la distancia sanitaria, y muchos de ellos sin mascarilla. La Policía tuvo que intervenir.

A caballo regalado, no le mires el diente

No solo ha sido la falta de mascarillas, gel o distancia lo que ha hecho de Victoria Federica la monárquica del momento, sino que según ha afirmado hoy El Confidencial, su yegua Dibelunga se investiga por supuesto blanqueo. Al parecer, el caballo que la infanta Elena regaló a la joven con 16 años habría costado la friolera de 10.000 euros, un precio muy superior al del mercado y que parece haber salido de paraísos fiscales de su abuelo.

Según El Confidencial, Anticorrupción estaría investigando, no solo la cuenta que el emérito oculta en la isla de Jersey con diez millones de euros, sino también la adquisición de Dibelunga, que habría sido comprada por el empresario Allen Sanginés-Krause, amigo personal de Juan Carlos I.

Al parecer «el animal y su mantenimiento fueron pagados con el dinero que el millonario mexicano entregó al rey a través de un coronel del Ejército del Aire que hacía de testaferro”, indica el medio.

Teniendo en cuenta lo anterior, Casa Real mintió, pues quien pagó el animal no fue la infanta Elena sino el amigo empresario de Juan Carlos: «Costeó supuestamente de manera irregular decenas de gastos como tratamientos médicos, vuelos, estancias en hoteles y restaurantes. Pero la yegua demuestra que también fueron disfrutados por otros miembros de la familia del rey«.

Froilán, marca registrada en rebeldía

A pesar de las recientes polémicas que ha protagonizado Victoria Federica, Froilán no se queda corto. Precisamente, el que desataba la polémica entre semana fue el que hace unos años disparó a su abuelo en el pie. Las cámaras de Europa Press le pillaban por el centro de la capital sin mascarilla, acompañado de varios amigos y con una botella en el brazo.

En ningún momento, ni él ni sus acompañantes llevaron la mascarilla bien puesta, o puesta del todo, algo que solo ocurrió cuando se toparon con un furgón de la policía. Fumando, bebiendo… el rollo de siempre, la cosa es que Froilán y su hermana parecen ser inmunes a la preocupación general que el Covid-19 ha generado en la población.

Este hecho, sumado a los innumerables que Victoria Federica ha protagonizado desde que el confinamiento terminase, desentonan con la dinámica y tónica del resto de familiares y demuestran que los hijos de Elena de Borbón y Jaime de Marichalar llevan la rebeldía en la sangre.

Comentar ()