Gente

20 personas y sin mascarillas: Guti se desmarca de la polémica fiesta de su hija Zayra

EP

Zayra, la hija de Arantxa de Benito y Guti, ha cumplido 20 años hace unos días y, al contrario de otros «hijos de», la joven mantenía una vida bastante anónima y permanecía en un discreto segundo plano mediático a pesar de la fama de sus padres. Hablamos en pasado porque su multitudinaria y polémica fiesta de cumpleaños, en la que se saltó a la torera la mayoría de las medidas restrictivas para contener la propagación del Covid, la han situado en el ojo del huracán.

Y es que, ajena a la crítica situación que vive nuestro país a causa de la pandemia, Zayra organizó una fiesta con más de 20 personas, que no llevaban mascarilla, que no respetaron el distanciamiento social y que, además, incumplieron el toque de queda de un modo flagrante, bailando hasta altas horas de la madrugada. Un comportamiento un tanto cuestionable por el que la protagonista del cumpleaños y su madre no han tardado en pedir perdón.

Sin embargo, lejos de disculparse en nombre de su hija, Guti ha huido como alma que lleva el diablo cuando le hemos preguntado por la polémica fiesta. Muy serio, y molesto por la presencia de las cámaras, el exfutbolista se ha ido corriendo para evitar mostrar qué opina del comportamiento de Zayra.

A Arantxa de Benito también le comió la lengua el gato

Arantxa de Benito ha reaparecido, muy seria y sin mucho que decir, después de que su hija Zayra, de 20 años, se haya convertido en la protagonista de la crónica social en los últimos días.

Arrepentida, y entonando el mea culpa, Zayra no ha tardado en pedir perdón y en confesar que sus padres la apoyan en esta polémica de la que se ha convertido en involuntaria protagonista.

Hemos preguntado a Arantxa, pero la comunicadora, suponemos que avergonzada por el comportamiento de su hija en medio de una pandemia que se ha cobrado miles y miles de vidas, ha guardado un tenso silencio. La madrileña, que normalmente atiende a la prensa con educación, ha preferido hablar por teléfono en vez de confesar qué le parece la fiesta de Zayra y si ella sabía algo al respecto.

Muy seria, la ex de Guti ha evitado comentar si apoya a su hija en esta polémica y también ha declinado salir en su defensa cuando se ha convertido en centro de todas las críticas.

Comentar ()