Gente

Cher: del estilo hippie que consiguió colar en la pequeña pantalla, al ‘Believe’ que la hizo ‘diosa del pop’

La cantante y actriz norteamericana celebra su setenta y cinco cumpleaños consagrada como una de las máximas divas de la música y el cine

Cher posa para la portada del álbum 'The Prisiorer' de Casablanca Records en junio de 1979, en Los Ángeles, California. Getty Images

Ha cumplido con creces aquella profecía materna susurrada a modo de consuelo:«No te preocupes, de mayor tendrás a alguien que hará los números por ti». Y es que aquella ‘niña disléxica y discalculia’ con futuro incierto, hoy es, rodeada de números mareantes, una de las artistas más fascinantes de todos los tiempos.

La actriz y cantante estadounidense Cherilyn Sarkisian (El Centro, California, 1946) más conocida como Cher, cumple 75 años consagrada como una de las máximas divas de la música y el cine Hollywoodense. Durante casi medio siglo, Cher no solo ha vislumbrado por su talento y creatividad, sino también por su excepcional estilo, versatilidad y capacidad de reinvención.

Su vocación artística se manifestó a edad muy temprana, siendo todavía adolescente. Con 16 años, abandonó el colegio para mudarse a Los Ángeles, la ciudad que, como para tantas otras, fue el Km 0 hacia el estrellato. Allí empezó a cantar en clubes nocturnos, y efectúo grabaciones, como cantante de estudio, bajo múltiples seudónimos para el productor Phil Spector. Tras trabajar además como bailarina y corista, conoció al cantante Sonny Bono, con quien contrajo matrimonio y conformó en 1965 el dúo Sonny y Cher. Aunque la joven cultivó su carrera y brilló en solitario, durante una década fueron la pareja más famosa del planeta, logrando grandes éxitos con canciones como Baby don’t go, The beat goes on o I got you babe.

Pero más allá de sus canciones, la pareja se hizo célebre también por su desenfadado y hippie estilo de vestir que puso de moda los eternos pantalones de campana, y traspasó las ondas hasta colarse en la pequeña pantalla con su programa televisivo The Sonny & Cher Comedy Hour.

Sonny Bono y Cher. Getty Images

Pionera de la irreverencia y epítome de mujer empoderada

Cher y Sonny tuvieron un hijo y poco después, en 1975, pusieron fin a su relación, que no a sus vidas amorosas por separado. Porque en la lista de amantes de la cantante aparecen nombres como Gregg Allman (padre de su segundo hijo), David Geffen, Gene Simmons, Val Kilmer o el mismísimo Tom Cruise. Todos ellos, un «lujo prescindible» dijo la artista en una entrevista concedida a la veterana presentadora estadounidense, Jane Pauley: «un hombre no es una necesidad, es un lujo, como el postre. Me encantan los postres. Adoro a los hombres, creo que son geniales, pero como mujer, no los necesito para vivir. Mi madre un día me dijo: «¿sabes cariño? Algún día deberías sentar la cabeza y casarte con un hombre rico». Y yo le dije: «mamá, yo soy un hombre rico»».

Mi madre un día me dijo: deberías sentar la cabeza y casarte con un hombre rico». Y yo le dije: «mamá, yo soy un hombre rico»»

Cherilyn Sarkisian

En su trayectoria, Cher ha defendido los derechos de la comunidad LGTB+, las mujeres, y todo aquel ser humano que se ve afectado por las reglas de la sociedad, sin importarle cuantos ojos estuvieran sobre sus acciones o palabras.

Aunque no es la única cantante en irrumpir sobre los escenarios y la cultura pop-rock con estas ideas, Cher es precursora de ganar espacios o terrenos para la liberalización, por ejemplo, de la mujer. Sin ir más lejos su canción Woman’s World, lanzada el 18 de junio de 2013 como primer sencillo de su álbum Closer to the Truth, se ha convertido en todo un lema de la revolución feminista.

Sus éxitos, la canción que popularizó el ‘auto-tune ‘ y el paseo de la fama de Hollywood

Su currículum está resumido en 100 millones de discos vendidos y una fortuna estimada en 300 millones de dólares. La conocida como ‘diosa del pop’, ha cimentado durante décadas su propio estatus gracias a una gran capacidad de reinvención y canalización del sonido de su tiempo: del folk, al pop, pasando por la música disco y hasta el glam rock.

Believe (1998), ha sido su canción más exitosa y, lejos de quedarse en todo un fenómeno de finales del siglo XX, su lanzamiento supuso también el auge del afamado ‘efecto cher’.

La canción, compuesta por seis autores, además de la cantante, mezcló el toque electrónico que se estaba popularizando por aquel entonces, con el toque más ‘trance’ que pop y el sonido de la guitarra eléctrica. Un procesador de voces, hizo la magia que puso el punto y final al éxito y consiguió el sonido robótico que terminaría convirtiéndose en el elemento más reconocible de la canción.

Bang bang (1966), Gypsys, tramps & thieves (1971), If I could turn back in time (1989), The Shoop Shoop Song (1990) o You haven’t seen the last of me (2010), entre muchos otros, son los títulos que completan su lista de éxitos e imparable trayectoria musical.

Por su parte, la conquista de Hollywood era la última cuenta pendiente de la artista, que tachó con el estreno de películas como Silkwood (1983), Máscara (1985), Las brujas de Eastwick (1987) o Hechizo de luna (1987), que le valió el Oscar a la mejor actriz en 1988.

Icono de la moda y escaparate mediático

Autoproclamada como la primera mujer en enseñar su ombligo al prime time y precursora de tendencias como el naked dress, Cher ha sido uno de los armarios más excesivos e influyentes de todos los tiempos.

Elaborados y rigurosos, sus outfits, con plumas, lentejuelas y transparencias, siguen inspirando a la generación más joven de celebridades y son un legado hoy referenciado por Kim Kardashian o Zendaya, que le rindió homenaje con un diseño de Valentino en los últimos premios Oscar.

Comentar ()