Llevábamos sin saber de él desde el 23 de septiembre, día en el que acudía con Tamara Falcó a una boda tras filtrarse el vídeo en el que se le veía ser infiel a su pareja. Ese mismo día, el empresario hablaba ante todos los medios que había congregados y aseguraba que: «es una lastima que siempre haya gente que quiera destrozar nuestra relación, he ido a ese lugar varias veces y esas imágenes son 2019».

Este fin de semana se cumplen tres desde que no le vemos y desde que sabemos que Tamara rompió con él – al día siguiente de esa boda y esas declaraciones -, un tiempo en el que hemos estado muy pendientes de todos los movimientos de sus familiares, pero que, sin éxito alguno, no hemos podido hablar con él.

Este domingo, cerca de las 15h Carolina Molas y Alejandra Onieva, madre y hermana del susodicho, abandonaban el domicilio familiar y se reunían con el joven en un conocido restaurante de Madrid. Minutos más tarde se producía la imagen más esperaba, tras dos semanas desaparecido, Íñigo ha dado la cara.

Rodeado de su madre y sus hermanos, Íñigo Onieva ha atendido a todos los medios que se encontraban en las inmediaciones del restaurante y ha asegurado ante todo que «solo queremos vivir», pero lo más importante de todo es que ha pedido de nuevo disculpas a su expareja: «pido perdón de nuevo a Tamara, es algo de lo que me arrepiento, si ya es duro para mí haberla perdido, toda esta repercusión mediática lo complica todavía más».

El empresario ha negado tajantemente que haya salido de fiesta y mucho menos, que vaya a hacerlo porque está destrozado y «no tengo ganas de nada. Lo único que quiero es volver a mis compromisos profesionales, estar con mi familia, mis amigos íntimos, que sin el apoyo de ellos no hubiese podido».

Nervioso y algo emocionado, Íñigo ha dejado claro que: «lo único que quiero es que todo esto acabe lo antes posible, no somos ni villanos, ni héroes, somos personas que cometemos errores. Gracias a los periodistas que me han defendido y a los que no, también, ruego respeto hacia mi persona, mi trabajo y mi familia» ha concluido.

El exnovio de Tamara Falcó ha tenido un discurso de lo más medida, muy pensado, con una clara estrategia mediática y lo ha emitido acompañado por toda su familia, que aunque han guardado silencio, le han mostrado el apoyo y el cariño que necesitaba en estos momentos. Sin duda, una reaparición que va a dar mucho de qué hablar.