«Nunca la he perdido». Con estas palabras Tamara Falcó ha confirmado que ha recuperado la ilusión en el amor tres meses después de su ruptura con Íñigo Onieva. A pesar de que todavía es pronto para poner etiquetas a su incipiente relación con Hugo Arévalo, la marquesa de Griñón se ha sincerado con varios periodistas y, después de salir a la luz su ‘especial amistad’ con el empresario – que pertenece a su pandilla hace años y al que ha empezado a ver con otros ojos – ha admitido que han tenido «varias citas» en los últimos tiempos.

Una nueva ilusión de la que Íñigo ya estaría al tanto y, según ha revelado Leticia Requejo en ‘El programa de Ana Rosa’, no le habría sentado nada bien, ya que Hugo también pertenece a su círculo de amistades, como atestiguan las numerosas imágenes que tiene con uno de los creadores de ‘Tuenti’ en sus redes sociales. Tan molesto estaría que no habría dudado en recriminarle su ‘traición’ al ‘ligar con Tamara a sus espaldas’ en un chat que tienen con un grupo de amigos.

Una información que ampliaban horas después en ‘Y ahora Sonsoles’, asegurando que el ingeniero habría llamado a Arévalo ‘rata’, echándole en cara su ‘deslealtad’ al estrechar su relación con la hija de Isabel Preysler sabiendo que él estaba haciendo todo lo posible por reconquistarla.

Algo que Íñigo ni confirma ni desmiente, aunque sí se ha mostrado más hablador y amable que nunca con la prensa, cuyas preguntas ha ignorado desde que se rompió su compromiso con Tamara el pasado mes de septiembre. Sonriente y muy educado, el ingeniero ha roto su silencio para asegurar que «no voy a decir nada». «No tengo nada que decir, perdonad, muchísimas gracias» ha añadido con una sonrisa al escuchar el nombre de Hugo Arévalo, desvinculándose así de la nueva ilusión de la que estuvo a punto de convertirse en su mujer.