Gente

Carlos III del Reino Unido, coronado en la Abadía de Westminster

El monarca ha celebrado la ceremonia, que tiene sobre todo carácter religioso, ante la presencia de líderes de todo el mundo

Coronación Carlos III Europa Press

Ya es oficial. Tras la proclamación el pasado 10 de septiembre, Carlos III ha sido coronado como nuevo rey del Reino Unido. En una ceremonia dividida en cinco actos, ha sido a la una del mediodía, hora española, cuando se ha producido el momento clave. El obispo de Canterbury ha posado la corona de San Eduardo, que vimos por última vez sobre el féretro de Isabel II, en la cabeza del monarca.

Con total puntualidad, como se espera de los británicos, la ceremonia ha comenzado tras la llegada de Carlos y Camilla en el carruaje que se hizo para Isabel II en 2012. La lluvia ha caído sobre Londres de manera intermitente, pero no ha conseguido empañar la celebración.

El momento de la coronación de Carlos III
El momento de la coronación de Carlos III Europa Press
Carlos III mira al cielo durante un momento de su coronación en la abadía de Westminster
Carlos III mira al cielo durante un momento de su coronación en la abadía de Westminster Europa Press

Los cinco pasos de la coronación

La ceremonia de coronación es, a todos los efectos, una ceremonia religiosa que nombra a Carlos no solo como el jefe del Estado de Reino Unido, también como líder de la Iglesia de Inglaterra. El acto dura algo más de una hora y consta de cinco actos: ​primero, el rey es presentado y aclamado por el pueblo.

Vuelve a vivir, en vídeo, el momento de la coronación

Después, jura solemnemente defender la ley y la Iglesia y a continuación es ungido con aceite, coronado e investido con las joyas de la corona. Aquí es cuando ha recibido la corona histórica, que es realmente una réplica de la original del siglo XVII. El último paso es recibir el homenaje de sus súbditos.

Camilla también ha recibido la corona, en su caso de María de Teck
Camilla también ha recibido la corona, en su caso de María de Teck Europa Press

La espectacular joya

La corona de San Eduardo está hecha de oro, plata y platino. Se sienta sobre una base de armiño para aliviar los dos kilos de peso. Sobre la estructura están engarzadas turmalinas, topacios, rubíes, amatistas, zafiros, granates, paridotos, circonitas, espinelas y aguamarinas. Además, tiene detalles esmaltados y el centro está cubierto con un lujoso terciopelo morado.

La impresionante corona de Carlos III, utilizada históricamente en la coronación, pesa dos kilos
La impresionante corona de Carlos III, utilizada históricamente en la coronación, pesa dos kilos Europa Press

Pero todo este lujo se utiliza solo y exclusivamente en la coronación, por lo que Carlos III nunca volverá a lucir esta pieza. La próxima vez que se saque de la exposición de las joyas de la corona será en el funeral del rey, como ocurrió con Isabel II.

Haz click en la imagen para ver la fotogalería con todas las imágenes de la jornada

El apoyo de su nieto

Para todo el proceso, el rey Carlos ha vestido su uniforme militar con un impresionante manto de armiño y terciopelo, que en cambio no ha sido lo más lujoso que ha lucido. Para ayudarle a cargar este pesado elemento de vestimenta, también con amplia historia, han estado unos pajes entre los que estaba su nieto, el príncipe George. El pequeño es el hijo mayor de los príncipes Guillermo y Kate y ha sido el futuro rey más joven en participar en una coronación.

El príncipe George ha sido uno de los pajes de su abuelo
El príncipe George ha sido uno de los pajes de su abuelo Europa Press

Sin embargo, después de recibir el óleo sagrado, se ha cambiado para lucir un manto dorado llamado 'Colobium Sindonis', como si fuera una vestimenta sacerdotal. Además, se h apuesto una "supertúnica" que ya usaron sus antecesores Jorge IV, Jorge V, Jorge VI e Isabel II. Todas las piezas que lleva son recicladas de sus antepasados, a diferencia de otros monarcas que se fabricaban nuevas versiones cuando llegaba su turno.

El príncipe de Guillermo, hijo y heredero del rey Carlos, también ha formado parte de la ceremonia. Al lado del monarca ha presenciado todo el proceso y ha sido el encargado de ponerle la estola y la "supertúnica" al nuevo soberano.

El rey Carlos observa la espada de la ofrenda
El rey Carlos observa la espada de la ofrenda Europa Press

El homenaje de Kate

La princesa de Gales, Kate, ha tenido un discreto segundo plano durante la coronación. En todo momento, la mujer del príncipe Guillermo ha estado pendiente de sus dos hijos menores, Charlotte y Louis, que se encontraban a su lado. Llegado el momento, el pequeño de la familia, que tiene solo cinco años, se ha marchado. Sin embargo, tampoco ha perdido ojo de lo que ocurría a solo unos metros de ella.

Desde la primera fila, en un puesto privilegiado, la futura reina de Reino Unido ha visto cómo su marido juraba lealtad al nuevo monarca. Todo esto lo ha hecho con un discreto homenaje a la princesa Diana, fallecida en 1997 en un trágico accidente de coche.

La princesa de Gales con sus hijos en la primera fila
La princesa de Gales con sus hijos en la primera fila Europa Press

Kate ha vestido un traje de Alexander McQueen (el mismo diseñador que lució en su boda) en seda marfil y bordados de plata en forma de rosas, cardos, narcisos y tréboles. Estas cuatro plantas representan las cuatro naciones que conforman el Reino Unido.

Sobre este diseño vistió el Manto de la Real Orden Victoriana, y lo aderezó todo con impresionantes joyas históricas. Las más significativas son los pendientes de perlas y diamantes, que originalmente pertenecieron a Diana de Gales, la última persona en utilizar el título que ahora ostenta la mujer del heredero.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar