Como decía Samantha Jones en un episodio de Sexo en Nueva York, ¿cuándo se ha puesto de moda el moreno? Durante varios siglos, el ideal de belleza determinaba que la piel fuera blanca como la leche. Solo los que trabajaban al aire libre estaban morenos, marca inconfundible de una condición modesta. Todo esto sucedía en una sociedad donde cualquier tipo de inclusión racial era una quimera y la belleza normativa pasaba por los rasgos caucásicos.

Sin embargo, ya en la segunda mitad del siglo pasado todo empezó a cambiar. El nuevo paradigma es el bronceado, denota que quien lo luce tiene tiempo de vacaciones o dinero para viajar o incluso una casa en la playa. Conseguirlo es el principal objetivo estival de millones de hombres y mujeres. Además, hace décadas que el negocio de los rayos UVA cubre las necesidades de los que no pueden tomar el sol.

En cambio, también ha ido creciendo la conciencia de que el sol es dañino para la piel. Pero exponerse a los rayos UVA, ya sean naturales o artificiales, no es la única opción para quienes quieren lucir la piel más morena. También existen los autobronceadores.

Los famosos entran en el negocio

Actualmente, se venden todo tipo de ellos en el mercado y cada celebrity tiene su favorito, en el que incluso invierte. Miley Cyrus, por ejemplo, sacaba su nuevo disco con publicidad de su nueva marca de referencia, Dolce Glow, creada por Isabel Alysa. Consciente de su potencial, la cantante ha invertido incluso en la empresa por lo mucho que confía en el producto, según ha asegurado ella. No es la única que confía en este autobronceador: también lo utilizan Selena Gomez o Jennifer Lopez.

En el pasado Dolce Glow, que no se comercializa en España pero puede pedirse a Estados Unidos, fue también la marca de cabecera de Kim Kardashian. Sin embargo, para una cita como la Met Gala apuesta por Jimmy Coco, que ha creado una firma llamada Sunless (sin sol) especializada en broncear tanto profesionalmente como en casa. Con su técnica y sus productos, que incluyen propiedades de skincare y tienen cinco tonos, ha conquistado a la más famosa del clan televisivo.

Hay dinero en los autobronceadores

El "efecto Jimmy Coco" ha llamado la atención incluso del Financial Times. El medio especializado señala que en su lista de clientes están Heidi Klum, Jennifer Aniston, Gigi Hadid o Victoria Beckham. Además, también Olivia Wilde confió en él para su suave brillo dorado en la Met Gala.

Según datos de Euromonitor International, el negocio del autobronceado, valorado en 597 millones de dólares en 2019, podría alcanzar este año un volumen de 735 millones. "Ya no da vergüenza autobroncearse, ahora es imprescindible", aseguran en el FT.

Lo que ofrece Jimmy Coco es un resultado de calidad (y que cuide la piel) tanto si se opta por la aplicación profesional de un artista del bronceado como el uso del producto en casa. Nada que ver con el recordado capítulo de Friends en el que Ross Geller termina naranja por delante y blanco por detrás al equivocarse durante el proceso en una tienda donde te duchaban con el producto.

Ross Geller en 'Friends'
Ross Geller en 'Friends'. HBO

Con el tiempo, parece que el autobronceado se impone a los rayos UVA como respuesta al auge de la dermocosmética y de la creciente concienciación entorno al cáncer de piel. Al fin y al cabo, estar moreno es sinónimo de una piel que ha tenido que reaccionar ante una amenaza externa.

¿Por qué Jimmy Coco es la marca de referencia?

"Un brillo verdaderamente bonito viene de la formulación, por lo que hice un producto de lujo para la cara pero os di cantidad de sobra para el resto del cuerpo", asegura la web de Jimmy Coco. "Mis clientes famosos acuden a mí por el brillo sin defecto que cuida la piel, ahora tú también puedes estar guapísima con cualquier cosa… o con nada en absoluto", añade.

Sin duda, los dos factores que venden el producto de Jimmy Coco son, primero, la confianza que depositan en él los famosos y, segundo, las propiedades de skincare de sus productos.

Los productos más buscados

A pesar de que Kim Kardashian ha optado recientemente por los servicios de Jimmy Coco, en el pasado ha desvelado que utiliza una marca mucho más económica y disponible en España: la espuma de autobronceado exprés de St. Tropez, que vale unos 23 euros y está disponible en las principales tiendas de cosméticos. Es el más viral de los autobronceadores, y tiene una amplia gama de productos para todos los gustos. Sus gotas bronceadoras, que se mezclan con la crema durante la rutina de belleza, han sido de las más populares en Tik Tok.

También la loción Q10 de Nivea, reafirmante y autobronceadora, ronda los 7 euros y es otro éxito en ventas. También lo son la mousse y las gotas bronceadoras (con ácido hialurónico y agua de coco) de Garnier. Más pruebas de que la dermocosmética se ha democratizado. Porque, ¿por qué iba a utilizar un producto que solo broncea si puedo encontrar uno que hidrata, protege o reafirma?