El 2 de marzo de 2014 Ellen DeGeneres era la encargada de presentar los premios Oscar. Uno de los retos más difíciles en la profesión, ya que nunca llueve a gusto de todos en lo que respecta a una gala. Pero la presentadora, ahora caída en desgracia, consiguió hacer algo que pasaría a la historia y que todavía este mismo año se ha imitado en los Goya.

Hoy se cumple una década desde la selfie de los famosos, la autofoto más comentada de la historia y, todavía a día de hoy, una de las imágenes más retuiteadas de la aplicación ahora llamada X. Aquel era un tiempo más simple, quizás, un momento en el que las autofotos no estaban tan arraigadas en nuestro día a día o nuestro vocabulario. Por aquel entonces Netflix todavía no estaba disponible en España ni era el gigante de los premios de cine.

Todavía creíamos en el amor de Angelina Jolie y Brad Pitt o en el de Antonio Banderas y Melanie Griffith. No sabíamos que Jennifer Lopez y Ben Affleck volverían, ni quién era Rosalía. Hicieron falta 3 años más para desenmascaran los crímenes de Harvey Weinstein. Eran otros tiempos. De hecho, echando la vista atrás para analizar todo lo que le ha pasado solo a los protagonistas de esta famosa selfie hay mucho de lo que hablar. Tanto que el divorcio de Meryl Streep se queda en una simple mención.

La caída en desgracia de Ellen DeGeneres

En aquella foto, cuya publicación aún puede verse, aparecía en el primer plano Bradley Cooper sujetando el móvil. Tras él la propia Ellen con Jennifer Lawrence, Meryl Streep, Julia Roberts, Channing Tatum, Kevin Spacey, Brad Pitt, Lupita N'yongo y su hermano Peter y Angelina Jolie (aunque esta última sale tapándose la cara al saludar). En una esquina, aunque apenas visible, Jared Leto.

En estos últimos diez años, la vida de estas diez estrellas (y Peter) ha cambiado radicalmente. Primero, hay que hablar de Ellen DeGeneres: la presentadora había cogido el testigo de Oprah Winfrey y era uno de los rostros más importantes de la televisión. Cualquier famoso que estuviera presentando algo tenía que acudir a promocionarlo en su programa matinal.

Meghan Markle en el programa de Ellen DeGeneres.
Meghan Markle en el programa de Ellen DeGeneres en 2021. EUROPA PRESS

Entonces era la segunda vez que presentaba la gala, siete años después de la primera ocasión, y todavía quedaban cuatro años para que empezara a correr el rumor de que no era tan buena como hacía ver. Todo empezó con un artículo del New York Times en 2018 y finalmente terminó de romperse esa imagen perfecta en 2020.

Varios trabajadores denunciaron haber sufrido acoso, una conducta de trabajo tóxico e incluso abusos sexuales. Hubo despidos, disculpas y la presentadora intentó remontar, pero no lo consiguió: en 2022 The Ellen Show llegó a su fin. Desde entonces, sus apariciones públicas han ido con cuentagotas.

La desaparición de Jennifer Lawrence

Otra de las protagonistas de la famosa foto es Jennifer Lawrence, que era entonces una de las estrellas más brillantes de Hollywood. Ese año no solo presentaba el premio a mejor actor sino que optaba a su segundo Oscar en la tercera nominación de su carrera. No se lo llevó, pero protagonizó otra simpática caída, como la que ya había vivido el año anterior al recoger su premio.

En 2014 fue en la alfombra roja en la que vivió una caída que, aunque no terminó en el suelo, fue quizás más aparatosa. La actriz iba caminando con su vestido rojo mientras saludaba al público y de repente se tropezó y se agarró al cuello de su acompañante.

Después de convertirse en el alivio cómico de todo tipo de eventos serios de Hollywood, Jennifer Lawrence se cansó. Tras la publicación de la película Fénix Oscura, la actriz pasó un tiempo apartada de los focos y de las alfombras rojas. Se casó, se quedó embarazada y permaneció en un segundo plano, admitiendo que sentía que todo el mundo se había "cansado" de ella. "Yo misma estaba harta de mí. Llegó el momento en el que no podía hacer nada bien", confesó en 2021.

El mediático divorcio de Angelina Jolie y Brad Pitt

Angelina Jolie y Brad Pitt se casaron en agosto de 2014, el año de la famosa selfie, y solo dos años después comenzaron el tedioso y polémico divorcio que a día de hoy no ha terminado de solucionarse. Según se ha podido saber en los años siguientes, todo comenzó a desmoronarse en un incidente que tuvo lugar en un avión.

Angelina Jolie y Brad Pitt, en una foto de archivo.
Angelina Jolie y Brad Pitt, en una foto de archivo. EUROPA PRESS

Supuestamente, durante una discusión en la que Brad Pitt estaba bajo los efectos del alcohol, el actor sacudió la cabeza a Angelina Jolie y le tiró cerveza, además de dar golpes contra el techo del avión. Se habló también de que maltrató a uno de sus hijos, que quiso defender a su madre, pero la investigación no vio signos de delito contra los menores.

Tras conseguir firmar el divorcio y ser oficialmente solteros, la expareja siguió discutiendo por la custodia de sus hijos y posteriormente por su propiedad en Francia. La última información al respecto es que un tribunal de Luxemburgo ha impedido que Angelina Jolie venda su parte del Chateau Miraval a un oligarca ruso. Lo que permite que Brad Pitt siga teniendo el control de la propiedad y de la empresa de vinos que incluye.

La polémica de Kevin Spacey

La más impactante de las polémicas relacionadas con la selfie es quizás la de Kevin Spacey. El actor protagonizaba desde hacía un año House of Cards y estaba en uno de los mejores momentos de su carrera. No fue hasta tres años después, cuando estalló el Me Too, cuando tuvo que enfrentarse a los demonios de su pasado.

Las acusaciones contra él afloraron por parte de diferentes hombres en Reino Unido y Estados Unidos. Así que en octubre de 2017 publicó un comunicado en el que se defendía con más bien poco tino: "Sinceramente, no recuerdo el encuentro, tendría que haber pasado hace más de treinta años. Pero si me comporté como describe le debo mi más sincera disculpa por lo que tendría que ser un comportamiento profundamente inapropiado mientras estaba borracho. Siento que haya tenido que cargar todos estos años con esas sensaciones que describe".

Kevin Spacey ganó el juicio en Londres pero aún tiene pendiente otro en Nueva York
Kevin Spacey ganó el juicio en Londres pero aún tiene pendiente otro en Nueva York. EUROPA PRESS

En el mismo comunicado desveló que había vivido su sexualidad con hombres y con mujeres, pero que en ese momento había "escogido vivir" como un hombre gay. Fue solo unos días antes de que los Emmy le dieran un premio honorífico que la Academia retiró. Por su parte, Netflix cortó lazos con el protagonista y le echó de House of Cards.

El pasado verano, un tribunal de Londres le absolvía de los nueve cargos por agredir sexualmente a cuatro hombres en un juicio con jurado popular. Kevin Spacey no pudo evitar emocionarse en el estrado al oír el veredicto, que supuso un giro de guion en el recorrido del movimiento Me Too. La segunda vuelta será en Nueva York, donde tiene otro juicio pendiente.