El acuerdo de paz con los talibán contempla una reducción inicial de tropas estadounidenses en un plazo de cuatro meses con vistas a una retirada total de las fuerzas internacionales en 14 meses, según un borrador del acuerdo recogido por la cadena afgana Tolo News.

«La República Islámica de Afganistán, Estados Unidos y la coalición internacional han concluido que los actuales niveles de fuerzas militares ya no son necesarios para lograr los objetivos de seguridad. Por ello, Estados Unidos reducirá su contingente de fuerzas a 8.600 efectivos en un plazo de 135 días a partir del anuncio de esta declaración conjunta», según el acuerdo que recoge Europa Press.

«Estados Unidos y la coalición internacional completarán la retirada de las fuerzas restantes de Afganistán en un plazo de 14 meses, y retirarán a todas sus fuerzas de las bases restantes, bajo condición de que los talibán cumplan con los compromisos adquiridos en el acuerdo».

Asimismo, Estados Unidos «reafirma su compromiso de perseguir una financiación anual para el entrenamiento, equipación y mantenimiento de las fuerzas de seguridad afganas, para que Afganistán pueda defenderse, de manera independiente, de amenazas internas y externas», dice el borrador.

Además, el acuerdo estipula que el Gobierno afgano abrirá un periodo de discusiones con el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para retirar a los miembros de los talibán que figuren en su lista de sanciones antes del 29 de mayo de 2020, o menos de 30 días después de que los talibán y el Gobierno de Kabul hayan firmado su hipotético acuerdo bilateral de paz.

La OTAN pide a los talibán que «abracen» la paz

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha confirmado que la Misión Apoyo Resuelto que el organismo transatlántico está desempeñando en Afganistán comenzará una retirada de tropas en virtud del inminente acuerdo de paz entre Estados Unidos y los talibán que se firmará este sábado en Doha (Qatar).

Stoltenberg ha reconocido que «el progreso exhibido en las negociaciones de paz ha desembocado en una reducción de la violencia y asfaltado el camino para la negociación entre un equipo nacional afgano y los talibán para alcanzar un acuerdo integral de paz».

«En este contexto, tanto la Alianza como sus socios en la Misión Apoyo Resuelto pondrán en práctica las condiciones [del acuerdo entre los talibán y EEUU], entre ellas una reducción de nuestra presencia militar», ha confirmado Stoltenberg, presente en Kabul para acompañar al presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, en la ceremonia de convalidación del inminente acuerdo.

«Ahora esperamos el comienzo de negociaciones interafganas que conduzcan a un acuerdo de paz duradero e integral que ponga fin a la violencia, salvaguarde los Derechos Humanos de todos los afganos, incluidas las mujeres y los niños, defienda el Estado de Derecho y garantice que Afganistán nunca más sea un refugio seguro para los terroristas», ha añadido Stoltenberg en un comunicado.

«Pedimos a los talibán que abracen esta oportunidad de paz», ha solicitado a las milicias ante la apertura del complejo proceso de negociación interafgano.