A dos semanas de la celebración en Madrid de Fitur, la mayor Feria Internacional de Turismo, un conflicto silencioso entre la Organización Mundial de Turismo (única agencia de la ONU con sede en España) y el Ministerio de Industria que dirige Reyes Maroto puede terminar en tragedia para los intereses turísticos españoles. Todo se debe a un cambio de criterio sobre un edificio, el Palacio de Congresos de la Castellana: si antes de la moción de censura iba a ser la futura sede compartida entre la OMT e Ifema (la Institución Ferial de Madrid), con la llegada del Gobierno de Pedro Sánchez se anunció que el palacio ya no se compartirá y la parte del mismo que iba a cederse a Ifema se sacará a concurso.

La decisión no ha sido del agrado de la agencia de Naciones Unidas, presente en Madrid desde su fundación en 1974: según varias fuentes, la OMT sopesa trasladar su sede a otro país, dejando a España sin emplazamientos de la ONU. Este medio lleva un mes preguntando reiteradamente al respecto a la OMT, que ha decidido no contestar.

El cambio de criterio de Maroto deja a la OMT sin nueva sede en 2019

El Palacio de Congresos de Castellana lleva clausurado desde 2012 por problemas de seguridad. Y justo hace un año, en la edición de Fitur de 2018, se realizó la solemne proclama: el ex ministro de Energía, Industria y Turismo Álvaro Nadal, la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena y el presidente ejecutivo de Ifema (institución controlada por Ayuntamiento, Comunidad y Cámara de Comercio) Clemente González anunciaron que el ministerio cedería la gestión del palacio a la Institución Ferial durante 50 años y que en una parte del inmueble se localizaría la OMT.

A principios de noviembre, ABC reveló que la nueva ministra de Industria, Turismo y Comercio Reyes Maroto, o más bien Turespaña (que depende del Ministerio de Turismo), había cambiado la decisión anterior: el edificio ya no se cedía a Ifema sino que se sacaba a concurso público. Un concurso que aún no se ha producido y en el que Ifema solo participará -al igual que las demás firmas interesadas- tras conocer los pliegos. Pero todavía no existe ninguna licitación y Fitur ya está a la vuelta de la esquina: según los consultados, la Organización Mundial de Turismo que dirige desde el 1 de enero de 2018 el georgiano Zurab Pololikashvili se ha dado de plazo hasta la celebración de la feria internacional de este año, que tendrá lugar del 23 al 27 de enero próximos.

El Palacio de Congresos con mosaico de Miró lleva seis años cerrado sin actividad

Y es que el giro de Industria ha trastocado los planes de la agencia de Naciones Unidas: de acuerdo con el anuncio de hace un año, el palacio iba a estar operativo en algún momento de 2019. La negociación llevó más un año, y en ella se implicaron todos los actores políticos. Ahora Madrid y el PP (Ayuntamiento y Comunidad de Madrid) coincidieron en prácticamente todo. Hasta se estimó la cantidad que costaría reparar el inmueble, entre 50 y 60 millones. Las obras durarían 12 meses, según expuso el máximo dirigente de Ifema hace un año en Fitur.

Y no es un inmueble cualquiera: el Palacio de Congresos de la Castellana se construyó en 1970. Tiene 40.000 metros cuadrados y está enfrente del Santiago Bernabéu, estadio con el que se unió a través de una pasarela durante la celebración del Mundial de Fútbol de 1982. En 1980 se colocó en su frontispicio un enorme mosaico de azulejos diseñado por el pintor Joan Miró y creado por el ceramista Llorens Artigas. Este mosaico es el signo de identidad del palacio, que lleva más de seis años sin actividad alguna.

PP y Ahora Madrid se pusieron de acuerdo en todo, hasta en la cuantía de la reforma

Al virar los planes del Gobierno de Sánchez, la OMT seguirá en su actual sede, la calle del Poeta Joan Maragall de Madrid (Capitán Haya hasta junio de 2017), situada más al norte. «Es una zona muy importante para las finanzas pero la sede es muy poco lustrosa para la única agencia de la ONU», dice un conocedor de los entresijos. Además, el reparto de espacio con una institución con la que la Organización Mundial de Turismo ha trabajado en múltiples ocasiones facilitó la aserción de la agencia.

¿Por qué Turespaña cambió de criterio si la decisión estaba tan consensuada? Difícil saberlo. «Alguien del PSOE de Madrid ha tenido que convencer al equipo de la ministra», especulan los interrogados. Según las fuentes, uno de los destinos que la OMT maneja podría ser China, aunque es demasiado aventurado por ahora. «España es un país importador de turismo. Pero China es un país exportador, que va a más».

Una de las posibles sedes que maneja la OMT sería China, país exportador de Turismo

Según las previsiones de Coyuntur -la publicación del Boletín trimestral de coyuntura turística del ministerio-, España cerrará 2018 con 81 millones de turistas (un 0,8% menos que en 2017) pero con mayor gasto. Son números brutales y sin embargo insuficientes para que la división de la ONU dedicada al sector quiera seguir permaneciendo en Madrid a toda costa.