El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado este sábado en un vídeo publicado en su cuenta Twitter que se encuentra «mucho mejor» y que volverá pronto a la campaña, después de que fuentes de la Casa Blanca indicaran que la salud del Presidente era «muy preocupante». Ha agregado que los próximos dos días serán el «verdadero reto» para su recuperación definitiva.

Trump ha asegurado que «volverá pronto» para finalizar la campaña y ha calificado de «milagrosos» los tratamientos impartidos por los doctores, aunque ha señalado que «el próximo par de días» será clave para ver cómo se desarrolla su enfermedad, informa Europa Press.

En el mensaje desde el Hospital Militar Walter Reed, en Bethesda (Maryland), el presidente de Estados Unidos ha señalado: «No tenía elección. Me dieron la opción de quedarme en la Casa Blanca: ‘Enciérrese, no salga, no vaya ni siquiera al Despacho Oval. Quédese arriba y disfrute. No vea a gente ni hable con gente’. Pero yo no puedo hacer eso, debo estar al frente. Esto es Estados Unidos, este es el país más poderoso del mundo. No puedo encerrarme dentro de una habitación y decir: ‘Que pase lo que tenga que pasar’. Debemos afrontar problemas, un líder debe afrontar problemas. Ningún gran líder no lo hubiera hecho”.

El mandatario también ha agradecido a los líderes internacionales por sus buenos deseos, así como a los miembros de su partido y sus rivales demócratas.

Durante la mañana del sábado, el médico del presidente, Sean Conley, aseguró que «evolucionaba favorablemente» en el primer parte dado desde la hospitalización del mandatario.

El asesor médico dijo que el mandatario está recibiendo cuidado médico multidisciplinar, «todas las funciones de sus órganos son correctas y no tiene problemas en respirar. Está excepcionalmente animado».

Así, Trump «lleva 24 horas sin fiebre, mantenemos un cauto optimismo, y satura a un 96 por ciento», diagnóstico que invita a un «cauto optimismo», según Conley, quien eludió dar una fecha concreta para su retorno. «Tuvo tos, fiebre y nunca ha tenido dificultades para respirar», agregó.

Datos contradictorios

En la rueda de prensa se han dado datos contradictorios con lo que se sabía hasta ahora, ya que Conley ha afirmado en cierto momento que habían pasado 72 horas desde el diagnóstico, lo que sitúa el positivo de Trump en el miércoles y no en el viernes, antes de su desplazamiento a Minesota el pasado jueves para participar en un acto de campaña de recaudación y en un mitin al aire libre.

Otro miembro del equipo médico, Brian Garibaldi, ha explicado que el presidente se sometió «hace unas 48 horas» a una terapia experimental de anticuerpos, lo que sitúa su inicio a mediodía del jueves, también antes de un acto en Nueva Jersey. Se refería así al tratamiento de anticuerpos de Regeneron.

Posteriormente el propio Conley ha publicado un comunicado en el que ha matizado que cuando se dijo 72 horas se refería al «día tres» y cuando se dijo 48 horas, se refería al «día dos» desde el diagnóstico.

«El presidente fue diagnosticado con Covid en la tarde del jueves 1 de octubre y se le suministró el cóctel de anticuerpos de Regeron (sic) el viernes, 2 de octubre», afirma Conley en un comunicado difundido por la Casa Blanca.

El hecho de que se refiriera a Regeneron como Regeron ha puesto en duda esta rectificación. De hecho, una portavoz de Regeneron ha explicado en declaraciones a la CBS que es erróneo referirse a este tratamiento como «anticuerpos policlonales» como dice el comunicado de Conley, sino que se trata de «dos anticuerpos monoclonales». El comunicado de Conley no está firmado.

En lo que a las pruebas se refiere, en la rueda de prensa se ha insistido en que la confirmación por PCR del positivo se conoció en la tarde del jueves, aunque no se ha concretado si dio positivo en alguna prueba rápida anterior hecha con antígenos.

Por último, y a pesar del optimismo transmitido por el equipo médico en rueda de prensa, parece ser que Trump «desde luego que recibió oxígeno» el viernes. El doctor Conley se ha limitado a declarar en rueda de prensa que Trump «no está recibiendo oxígeno en este momento». Al ser interrogado por si lo recibió previamente, el militar sanitario no ha respondido directamente: «Esta mañana no ha necesitado».

Estado «muy preocupante»

Poco después de la rueda de prensa trascendió que desde la Casa Blanca se ha informado a los periodistas que normalmente hacen el seguimiento de la Presidencia de que el estado de salud de Trump es «muy preocupante». Además, han advertido de que «las próximas 48 horas serán críticas».

«Los signos vitales de las últimas 24 horas han sido muy preocupantes y las próximas 48 horas serán críticas para su estado. Aún no estamos en el camino para una recuperación plena», ha explicado la fuente al grupo de prensa de la Casa Blanca.

El único responsable de la Casa Blanca durante la rueda de prensa del equipo médico en el Hospital Militar Nacional Walter Reed era el jefe de gabinete, Mark Meadows.