Apenas quedan menos de 72 horas para lograr un acuerdo entre el Reino Unido y España sobre Gibraltar, una vez que termine el periodo de transición posterior al Brexit el 31 de diciembre de 2020. Gibraltar queda fuera del acuerdo sobre la relación entre los Veintisiete y el Reino Unido, que hoy recibirá el visto bueno de los gobiernos y mañana miércoles del Parlamento británico. Si no hay acuerdo, será el único lugar donde se apliquen las condiciones de lo llamado como Brexit duro.

«Estamos en una situación en la que no hay plan B. O hay acuerdo o Gibraltar se convierte en la frontera externa de la UE. En su interés seguiremos negociando hasta el final», ha dicho la ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, en Las Mañanas de RNE.

«Después de 300 años ha llegado el momento de resolver cuestiones que afectan a la vida de nuestros ciudadanos, sabiendo que ni Reino Unido ni España van a renunciar a la soberanía», añade González Laya, quien ha aclarado que hoy en día la soberanía tiene mucho que ver con la fiscalidad, con la capacidad de cooperar para evitar que las fronteras sean un caladero. «En el siglo XXI es una cuestión más amplia y funcional en gran parte».

«Ahora hay que ver cómo hacer más soberanos a nuestros ciudadanos para facilitar el día a día a los ciudadanos. Comparten el objetivo los gibraltareños y los ciudadanos del Campo», ha añadido. En 2018 el presidente el gobierno español, Pedro Sánchez, logró que lo relativo a Gibraltar sea cuestión de España y el Reino Unido. «La Comisión hará lo que España le pida que haga», ha remarcado González Laya.

Si no hay acuerdo, habría control de mercancías y personas en esa frontera en Gibraltar, salvo para los trabajadores transfronterizos registrados como tales.

Los ciudadanos de Gibraltar, que votaron masivamente por quedarse en la Unión Europea el 23 de junio de 2016, dejarán de tener acceso a la seguridad social española, necesitarían que se reconociera su carné de conducir, deberán tener un seguro de vehículos reconocido en la UE, y Gibraltar quedaría fuera del espacio aéreo europeo, entre otras desventajas del Brexit, que sufrirán también los británicos.

Sin acuerdo, habrá más tiempos de espera, más costes… España tratará de lograr un acuerdo hasta el último segundo»

arancha gonzález laya

España parece dispuesta a prolongar seis meses más ciertas ventajas de los gibraltareños. «Son cuestiones recogidas para los ciudadanos británicos en el acuerdo de relaciones futuras. Buscamos un periodo de adaptación pero son consecuencias de que se vuelta a erigir una frontera», ha señalado la ministra.

Los controles en frontera a los más de 200 camiones que pasan cada día entre Gibraltar y el Campo se restablecerán. «Habrá más tiempos de espera, más costes», ha advertido la ministra, quien insiste que «España tratará de lograr un acuerdo hasta el último segundo».

Hay un menú de opciones sobre la mesa, entre la que puede estar la cuestión de que sean agentes de Frontex para vigilar la frontera, aunque la ministra no ha querido confirmarlo. «El principal escollo está en buscar un encaje a buscar un encaje a la fluidez en la frontera», ha dicho González Laya.

«No buscamos penalizar, pero vemos con preocupación si se vuelve a erigir una frontera en Gibraltar que sería la de un país tercero», ha recordado.

Preocupación por el GiBrEXIT

La Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar ha dado a conocer una declaración este lunes en la que demanda un acuerdo «urgente y positivo» sobre Gibraltar, en el que «los intereses de la ciudadanía prevalezcan sobre otros». Reclaman que la anunciada «zona de prosperidad compartida» no se reduzca a «un reclamo publicitario o una promesa más, sino que sea un compromiso», según informa la agencia Efe.

El hecho de seguir sin acuerdo sobre Gibraltar preocupa a los trabajadores de la zona, si bien los transfronterizos registrados podrán seguir cruzando la Verja sin restricciones. «En nuestro caso el problema es GiBrEXIT», lamenta Juan José Uceda, portavoz de la Asociación Sociocultural de Trabajadores Españoles en Gibraltar (Ascteg). La actividad económica de la Línea depende en un 40% de Gibraltar.

Es de locos que se nos diga que se trata de dialogar hasta el 31 de diciembre y se nos tenga en vilo cuando tan poco está dicho»

juan josé uceda, ascteg

«Es de locos que se nos diga que se trata de dialogar hasta el día 31 de diciembre y se nos tenga en vilo hasta ese momento cuando tan poco está dicho», afirma Uceda.

La asociación de trabajadores que representa aboga por lograr un convenio con la Unión Europea para crear un Espacio Schengen de Prosperidad Compartida para Gibraltar, La Línea y la comarca. Reconocen que es una cuestión compleja por cuestiones jurídicas y por la protección de la frontera externa.

Uceda señala que de momento la frontera comercial terrestre de La Línea se desplaza a Algeciras y por vía marítima a Gibraltar. No hay, de acuerdo con esta asociación de trabajadores, suficiente dotación policial, unos 49 policías, lo que será imprescindible para aliviar las colas que se prevén a la entrada y salida de Gibraltar.

Otra incertidumbre se refiere a la vigencia de los derechos europeos adquiridos por los trabajadores, ni cuáles serán las condiciones de quienes logren un empleo ahora.

 Son muchas incógnitas y poco tiempo para solventarlas. Todos temen que en Gibraltar haya un nuevo Dover nada más empezar 2021.