«Nos han tirado en medio de una autopista, nos han dejado sin cenar en Nochebuena con nuestras familias y lo peor es que no se dan cuenta de que dentro de los camiones hay personas que tienen necesidades… Es inhumano». Así es como describe un transportista español a El Independiente la agónica situación de los «entre 7.000 y 10.000» camioneros que, según la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), se encuentran «atrapados» al sur de Inglaterra desde que la terminal de transbordadores de Dover y el Eurotúnel, que une Reino Unido y Francia por debajo del canal de la Mancha, comunicaran este domingo su cierre al tráfico.

Mariano Buitrago llegó a Oxford cargado de espinacas procedentes de la huerta murciana y pretendía estar en España para el día 24. Sin embargo, las restricciones impuestas en Francia a causa de la alarma generada por la nueva cepa de Covid obligaron al camionero a inmovilizar su camión en mitad de la carretera M-20 y esperar hasta nueva orden. Ya son más de 24 horas las que lleva Buitrago «tirado» en mitad de la nada. «La gente pensará que no nos dejan salir sin más, pero no. La Policía aquí coloca un camión detrás de otro en tres carriles y ya está. En mitad de una carretera donde no tenemos ni servicios para orinar. Nos están tratando como animales», explicaba el conductor.

Estamos en mitad de una carretera donde no tenemos ni servicios para orinar. Nos están tratando como animales

Sin embargo, Mariano recalca que él ha tenido suerte porque ayer desviaron a algunos camiones que no se encontraban metidos de lleno en el tapón hacia una carretera nacional y allí él pudo «buscarse la vida» y meter el vehículo en un área de servicio. «A mí por ejemplo después de estos días ya no me quedaba ni pan ni agua porque no contaba con nada de esto cuando iba a salir del país. Hay muchos compañeros que sí que están metidos de lleno en esa autopista y no llevan comida para tres días», relataba. «No tenemos ni pan y seguramente si te bajas a orinar al arcén todavía es probable que te multen. Pero, ¿Qué pretenden que hagamos?»

En la misma situación se encuentra Santiago Polo, también transportista de la empresa española Hermanos Corredor: «Son horas y horas encerrados dentro de un camión y en las que solo bajas para hacer tus necesidades. De ducharse ni hablamos». En su caso eran lechugas de Murcia para Peterborough y un viaje de regreso a casa por Navidad. Pero, «ya no». Ahora lo que verdaderamente preocupa a Santiago es saber qué va a ocurrir en las próximas horas. «Nos han comentado que quieren habilitar un viejo aeropuerto para meter ahí unos 4.000 camiones. Creo que esto no se soluciona en 48 horas como dicen».

Camiones varados en Dover. EFE EFE

Y es que, según explican ambos, «los trenes y barcos no tienen capacidad suficiente para sacar en menos de tres días los miles y miles de camiones que hay varados en carretera». Asimismo, los afectados por este caos no comprenden el por qué del bloqueo durante dos días a un sector que «no ha parado durante la pandemia». «¿Por qué estas 48 horas? Si un camionero tiene hoy el coronavirus también lo tendrá el miércoles cuando nos dejen bajar y tampoco lo sabrán. No se entiende nada», comentaba Polo.

Estos días ya no me quedaba ni pan, ni agua. No contaba con esto

En estos momentos de continua improvisación resulta incomprensible para los camioneros que un español o residente en España que se encuentre en Reino Unido pueda coger un vuelo de vuelta a su país presentando una PCR, y sin embargo a ellos ni siquiera les planteen hacerles una prueba para seguir trabajando o regresar a sus hogares para descansar. “Es vergonzoso. Nosotros llevamos la mascarilla, el hidrogel… Nos podrían hacer un test y dejarnos volver a nuestro país igual que a los demás», planteaba Mariano.

Juan Marín, presidente de la Asociación de Productores-Exportadores de Frutas y Hortalizas de la Región de Murcia ha tildado la situación de «dramática» por las fechas, la ausencia de «previo aviso» y el hecho de que muchos de los vehículos se encuentran «cargados de mercancías», que en muchos casos son perecederas. «Los transportistas han dado muestra durante nueve meses de mantener la seguridad en sus viajes. Ahora no entendemos cómo se toma esta decisión», denunciaba.

EFE EFE

Por su parte, el director general de la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (Astic), ha comunicado que ya ha entablado conversaciones con las Embajadas de España en el Reino Unido y Francia para solicitar protección policial y atención humanitaria de comida y bebida mientras esperan una respuesta coordinada de la Unión Europea. «Es indignante que recibamos palmaditas en la espalda y nos llamen héroes de la crisis del coronavirus y luego se olviden de nosotros en los pasos fronterizos, sin la más mínima atención», protestaba a través de un comunicado.

Desde la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) también predicen que «si no se hace algo ya para poner fin a esta situación esto va a ser un verdadero desastre». Según esta organización «en las últimas semanas ya se había producido un notable incremento por el brexit y las fechas», y ahora desde el sector avisan de que a partir del próximo 1 de enero se necesitarán al menos 30.000 aduaneros extras para gestionar los millones de operaciones arancelarias en los pasos fronterizos con aduana o la situación será insostenible.