Reino Unido suma un total de 100.162 fallecidos por coronavirus desde que comenzó la pandemia. A este dato se le añaden las 1.631 muertes trasladadas desde el portal de datos abiertos del gobierno británico. En este sentido, Gran Bretaña se convierte en el quinto país del mundo en superar las 100.000 defunciones, después de Estados Unidos, Brasil, India y México. Asimismo, el número de casos ha disminuido en los últimos días, pero el número de personas hospitalizadas sigue ascendiendo.

La cantidad de pacientes hospitalizados con coronavirus se mantiene por encima de los 37.000, cerca del doble de lo que se registró en el pico de la primera ola, a mediados de abril, tras producirse 3.341 ingresos en veinticuatro horas. Los datos muestran que la gran mayoría de las muertes (un 75% aproximadamente) se produjeron entre personas mayores de 75 años. Únicamente el 1% de las personas que murieron a causa del virus tenían menos de 45 años.

Yvonne Doyle, directora médica de la agencia Public Health England (NHS), ha calificado estos datos de «aleccionadores». «Estos no son solo números. Cada muerte es una persona que era familiar y amiga de alguien», ha asegurado. «Este virus, lamentablemente, se ha cobrado millones de vidas en todo el mundo, pero hemos aprendido mucho sobre el coronavirus durante este año pasado».

Una «tragedia nacional»

Asimismo, este martes se han notificado un total de 20.089 casos de nuevos positivos en Covid-19. Por otra parte, unos 6.853.327 británicos han recibido la primera dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2. El ministro de Sanidad, Matt Hancock, ha afirmado que la cifra de muertos que ha dejado la pandemia en el Reino Unido es «abrumadora» y alertó de que todavía queda por atravesar «un duro periodo».

  • Reino Unido suma 100.162 muertos por Covid, primer país europeo en superar esta barrera
    • Compartir
    EFE

«Entiendo lo duro que ha sido el último año, pero también conozco lo sólida que es la determinación de los ciudadanos británicos y hasta que punto han estado unidos para superar esto», ha agregado Hancok en un comunicado. El líder de la oposición laborista, Keir Starmer, calificó de «tragedia nacional» la cifra de 100.000 muertos por coronavirus.

«Es un terrible recordatorio de todo lo que hemos perdido como país», afirmó el laborista, que conminó a los ciudadanos a cumplir las restricciones sociales para tratar de minimizar los contagios, «permanecer en casa y proteger el sistema de salud».

«Prioridad» de reabrir colegios pero sin fecha

El Gobierno británico dará «prioridad» a la reapertura de los colegios cuando empiece a relajar las medidas de confinamiento para contener la pandemia ante las crecientes presiones para que esos centros vuelvan a operar, aunque todavía no fija una fecha para ello. El secretario de Estado de Educación, Nick Gibb, ha asegurado que el Ejecutivo avisará a las familias con «dos semanas de antelación» antes de la esperada reapertura.

Por el momento, los colegios seguirán con las puertas cerradas y enseñando virtualmente hasta, al menos, después de las próximas vacaciones escolares de febrero (la semana del 15 al 19). En su comparecencia en los Comunes, Gibb ha indicado que «el Gobierno tiene el fuerte deseo de reabrir todos los colegios y universidades lo antes posible».

«Daremos prioridad a la reapertura de las escuelas cuando comencemos el proceso de levantar las restricciones del confinamiento», ha apuntado. También dijo que desde el Ejecutivo son «muy conscientes del daño ocasionado a la educación y desarrollo de los niños, particularmente los alumnos más desfavorecidos al estar lejos del colegio» así como de «los crecientes obstáculos que afrontan los padres».

La oposición laborista ha insistido en que revelara detalles sobre los futuros planes de reapertura de esos centros y de las universidades. La decisión acerca de cómo y cuándo reabrir dependerá, explicó el secretario de Estado, de que se cumplan una serie de objetivos «en base a datos claros sobre sanidad pública», guiados por evidencias y asesoramiento científico, como tasas de hospitalización, índices de mortalidad, tasa de vacunación y «el desafío que plantean las nuevas variantes».