Sergio Mattarella vuelve a estar en el foco en Italia. El presidente de la República de Italia ha iniciado consultas para formar gobierno una vez que el primer ministro, Giuseppe Conte, puso su cargo a disposición el martes, tras comprobar su exigua mayoría en las votaciones de la semana pasada en el Congreso y en el Senado.

Este miércoles Mattarella ha recibido el presidente del Congreso, Roberto Fico, y a la presidenta del Senado, María Elisabetta Alberti Casellati. El jueves y el viernes se verá con los líderes de los grupos parlamentarios. Recibirá en último lugar a los representantes del Movimiento Cinco Estrellas, que apoyan la continuidad de Conte.

En su renuncia, Conte ha dicho: «Lo único que realmente me mueve, más allá de quien será llamado a conducir Italia, es que la República pueda levantar la cabeza. Entonces todos habremos ganado, porque habrá ganado Italia. En cuanto a mí, siempre me encontrarás fuerte y apasionado, animando a nuestro país».

La enésima crisis de gobierno que vive Italia tiene sabor florentino. De Florencia procede Matteo Renzi, el líder de Italia Viva, ex líder del Partido Democrático, quien fuera el primer ministro más joven de Italia. Fue Renzi quien apartó su apoyo al gobierno de Conte, puliano pero que fue profesor en Florencia, la semana pasada.

Las dos ministras y el secretario de Estado de Italia Viva renunciaron y forzaron la crisis de gobierno. A Renzi Conte le dejó de lado en la negociación sobre los Fondos de Reconstrucción europeos, de los que Italia es el principal receptor de la Unión Europea. Y Renzi pagó a Cinco Estrellas y el Partido Democrático con su salida del gabinete el miércoles 13 de enero.

Hay que reconocer en qué momento estamos. No es un problema de puestos. Nosotros hacemos prevalecer nuestras ideas»

matteo renzi, italia viva

Italia Viva es la formación creada en septiembre de 2019 por Matteo Renzi tras dejar el Partido Democrático. Tiene 28 diputados y 17 senadores. Su apoyo electoral ronda el 3%. Sin embargo, Italia Viva era fundamental para que el gobierno que lidera Giuseppe Conte, formado por el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático, se mantuviera en el poder.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, Renzi explica por qué ha provocado la crisis política, a pesar de la pandemia. Viene a decir que es precisamente por la gravedad de la situación sanitaria, económica y educativa del país. «Hay que hablar claro y reconocer en qué momento estamos. No es un problema de puestos. Somos los únicos que hemos dejado los cargos. Nosotros hacemos prevalecer nuestras ideas», señala.

Mattarella, el ‘kingmaker’

Suele utilizarse una metáfora en Italia para referirse al presidente de la República. «Es la metáfora del acordeón. Si la mayoría es clara, el presidente es un notario. Pero si no está clara, el presidente abre el acordeón y empieza a tocar. Su opinión tiene mucho peso en esos casos, como el presente», apunta Andrea Betti, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, Italia ha visto pasar 66 gobiernos, con una media de duración de un año y dos meses. Este segundo gobierno de Conte lleva en el poder un año y cinco meses. Conte, que en principio parecía una marioneta al servicio de Salvini y Di Maio, aspira ahora a formar un tercer gobierno, que él llama de salvación nacional.

Mattarella busca un gobierno sólido. A sus 79 años, no quiere verse forzado a un segundo mandato en ningún caso. Italia elegirá presidente en 2022. En estos tiempos de pandemia, con una policrisis excepcioal en Europa, quien gestione los 209.000 millones de euros de ayudas europeas ha de contar con un apoyo claro de las Cámaras. No puede depender de los tránsfugas.

Desde 1992, el presidente de la República en Italia es el árbitro de la situación»

pablo martín de santa olalla

«Mattarella, que cumple 80 años en 2021, quiere asegurarse de que el gobierno que salga de esta crisis pueda avalar la candidatura de Mario Draghi para sucederle el año próximo. Desde 1992, cuando lo habitual son mayorías frágiles, el presidente de la República es el árbitro de la situación. Los presidentes son figuras de prestigio con un nivel de aceptación muy fuerte», explica Pablo Martín de Santa Olalla, profesor de Historia de la Integración Europea en el Centro ESERP y autor de Italia 2013-2018. Del caos a la esperanza.

Mattarella lleva la política en su ADN. Es hijo de Bernardo Mattarella, uno de los fundadores de la Democracia Cristiana, que fue varias veces ministro. Su hermano Piersanti fue asesinado por la mafia en Palermo el 6 de enero de 1980 cuando era presidente de Sicilia. La muerte de su hermano mayor le marcó. Tres años después fue elegido diputado por primera vez.

Es el décimosegundo presidente de la República Italiana. Fue elegido el 31 de enero de 2015 en cuarta votación. Silvio Berlusconi, que sigue abanderando Forza Italia, se opuso. Sus relaciones siempre han sido tensas.

Mattarella no quiere que Italia esté en manos de un gobierno débil que esté a expensas de los tránsfugas en plena pandemia. Además, ya dijo que no iba a prorrogar su mandato y desea que el camino para que le suceda, digamos Draghi, esté despejado.

Salidas factibles

El problema para resolver el nudo gordiano de la enésima crisis italiana está en el arco parlamentario. Como dice Martín de Santa Olalla, «complica todo el hecho de que los dos partidos más relevantes tengan posiciones tan cerradas de cara a la negociación. Cinco Estrellas no se mueve y se aferra a Conte y Salvini, líder de la Liga, quiere elecciones».

Hay varios escenarios sobre la mesa:

1. Conte III.

Mattarella, en primer lugar, está explorando la viabilidad de un gobierno que vuelva a encabezar Conte. El Conte tres. Para conseguirlo Conte necesita que Renzi rectifique y vuelva a apoyarlo. O al menos lo haga parte de su partido.

Conte intentará una ampliación de la mayoría en el Senado… Puede darse una situación paradójica: otro gobierno Conte con una mayoría similar al Conte dos»

andrea betti

«Conte intentará una ampliación de la mayoría en el Senado, donde está el problema. Se ha formado un grupo de centristas en el Senado, que se llama europeístas responsables y de momento son 12″, afirma Betti.

El partido de Renzi, que cuenta con 17 senadores, ha dicho que no pone vetos pero tampoco dice que lo apoye. «Puede darse una situación aparentemente paradójica: un nuevo gobierno Conte con una mayoría similar a la que tenía el Conte dos», añade Betti.

2. Nuevo gobierno con otro primer ministro

El primer ministro podría proceder de Cinco Estrellas o del Partido Democrático, los dos que forman la coalición de gobierno. Se habla de Luigi di Maio (Cinco Estrellas) o de Dario Franceschini (Partido Democrático). Renzi preferiría una nueva figura. «Es una vía más difícil porque no creo que nadie de los partidos en el gobierno quieran optar a sustituir a Conte», afirma Belli.

Otro nombre que apuntan algunos medios sería Antonio Tajani, quien fuera presidente del Parlamento Europeo y miembro de Fuerza Italia. Sería bien visto por las instituciones europeas.

Según Martín de Santa Olalla, «contaría con el apoyo de Fuerza Italia, Italia Viva y puede que Fratelli d’Italia (son conservadores pero europeístas). El Partido Democrático podría aceptarlo. Pero le faltaría el voto de Cinco Estrellas, que se aferra a Conte. Quizá sería factible en un gobierno de transición hacia nuevas elecciones».

3. Gobierno Ursula.

Esta opción se refiere a Ursula von der Leyen y los partidos que apoyaron su candidatura a presidenta de la Comisión Europea. «El Partido Democrático votó a favor, Cinco Estrellas, Libres e Iguales y una parte de Fuerza Italia y centristas. El gobierno Ursula estaría encabezado por primer ministro más imparcial. Giovanni Totti, presidente de Liguria, ha dicho que estaría a favor. Y Berlusconi también», comenta Andrea Betti. Es la salida que ahora parece más factible. Pero en Italia lo que es cierto hoy, mañana ya es una quimera.

4. Elecciones en mayo o junio.

La Liga de Matteo Salvini y Fratelli d’Italia, muy favorecidos en las encuestas, quieren elecciones anticipadas. Los otros partidos no. La pandemia hace difícil la convocatoria y Mattarella tratará de evitarlas pero si no encuentra ninguna posibilidad de formar un gobierno sólido lo hará.

Italia Viva, que ha provocado la crisis, podría ser la primera formación en salir perdiendo. Hasta que se celebren las elecciones, en mayo o junio, Mattarella encomendaría encabezar el gabinete a un técnico como el economista Carlo Cottarelli, por ejemplo.

Las elecciones, que ahora se tratan de evitar también por la pandemia, no podrían celebrarse más allá de junio. En julio empieza el llamado semestre blanco de la Presidencia de la República, y en esos meses el presidente no puede convocar a las urnas.