«También esto pasará. Volveremos. No tengan ninguna duda». Lo dijo Joe Biden hace dos años, cuando intervino en la Conferencia de Seguridad de Múnich, como ex vicepresidente de Estados Unidos. Este viernes ha vuelto como presidente. En su primer mensaje a los europeos desde que fue elegido, Biden ha confirmado que Estados Unidos también regresa junto a sus aliados europeos. «América ha vuelto. La relación transatlántica es sólida. Iremos hacia adelante y no miraremos atrás».

El 46º presidente de Estados Unidos ha señalado cómo los retos de la actualidad son diferentes y exigen más que nunca el trabajo en cooperación. «Estados Unidos trabajará cerca de nuestros aliados europeos. EEUU está determinada a cooperar con Europa», ha declarado.

«Estamos seriamente comprometidos con la Alianza Atlántica», ha dicho Joe Biden, en esta conferencia que se ha celebrado de forma virtual debido a la pandemia. El presidente demócrata está desmontando los pilares sobre los que edificó su mandato su predecesor, Donald Trump, quien se distanció completamente de los aliados europeos.

Ha evocado el artículo 5, que compromete a todos los aliados en defensa de cualquiera que sea atacado, y ha recordado cómo se aplicó cuando EEUU fue objeto del ataque terroristas del 11-S.

Ha señalado que todas las voces cuentan en este mundo y ha remarcado la importancia del estado de Derecho. Y se ha referido a cómo la democracia está en peligro en el mundo.

La democracia no pasa por accidente, debemos defenderla. Estamos en un punto de inflexión pero la democracia prevalecerá»

Joe biden, presidente de EEUU

«Nuestra relación ha crecido en el curso de los años porque está enraizada en la riqueza de unos valores democráticos compartidos. No son algo coyuntural, son estructurales. Se construyen sobre una visión del futuro en el que todas las voces importan, donde los derechos de todos están protegidos y rige el estado de Derecho. Ninguno de nosotros ha completado este ideal. Y en muchos lugares, incluido en Europa y en Estados Unidos, el progreso democrático está en peligro», ha declarado el presidente de EEUU, en su primer mensaje dirigido directamente a los europeos.

Biden ha señalado cómo «la democracia no pasa por accidente, debemos defenderla. Estamos en un punto de inflexión con una tensión entre aquellos que defienden la autocracia cómo la mejor manera de afrontar los desafíos y los que abogan por la democracia. La democracia prevalecerá».

China y Rusia frente a EEUU y la UE

También se ha referido a China. «Nuestra competencia será dura», pero ha confiado que no llegue a enfrentamientos.

Y sobre Rusia ha sido muy claro. Según Biden, desde el Kremlin se difunden noticias falsas sobre la UE y EEUU para dañar la democracia con acusaciones sobre corrupción. «El mundo sabe, y los ciudadanos rusos, saben que la relación transatlántica les plantea más problemas que los estados individuales. Los desafíos con Rusia son diferentes, pero están ahí. Queremos un futuro en el que los Estados puedan decidir su destino».

Ha abogado por la cooperación en la lucha contra la propagación del coronavirus y también en la prevención de las futuras pandemias. «Vivimos una crisis global», ha remarcado.

Joe Biden ha concluido que a partir de ahora Estados Unidos y Europa han de trabajar juntos y reconstruir la confianza, que ha estado en riesgo los últimos cuatro años. «Juntos podremos afrontar cualquier desafío», ha asegurado. Y ha insistido: «America is back«.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha señalado que puede haber diferencias entre EEUU y la UE, pero comparten valores y una fe firme en la democracia. En la misma línea ha hablado el presidente francés, Emmanuel Macron, quien también se ha referido a la necesidad de que se aborde el problema de la desigualdad.

Merkel y Macron se han mostrado dispuestos a aumentar su contribución a la OTAN. EEUU demanda desde hace años que los aliados dediquen al menos un 2% del PIB a defensa.

Poco antes, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha agradecido a Biden que Estados Unidos haya regresado a la organización. El presidente de EEUU se lo comunicó el mismo 20 de enero, cuando tomó posesión. «EEUU es importante para nosotros. No es por el dinero, sino por su papel de potencia global», ha señalado. «Incluso cuando hay problemas entre los países, debemos cooperar especialmente cuando hay una pandemia como la que vivimos ahora».