Estados Unidos | Internacional INVESTIDURA PRESIDENCIAL

Joe Biden comienza a desmontar el legado de Trump desde el día 1 de su Presidencia

El presidente de EEUU firma la vuelta al Acuerdo de París, a la OMS y suspende la deportación de los 'dreamers'

El nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, durante la firma de varias órdenes en sus primeros minutos en el Despacho Oval de la Casa Blanca, este jueves.

Joe Biden firma en el Despacho Oval sus primeras órdenes ejecutivas. EFE

«Es el día de la democracia». Joseph Robinette Biden (Scranton, 1942) arrancó su primer día como 46º presidente de Estados Unidos con la firma de 17 órdenes ejecutivas que desmontan gran parte de las políticas aplicadas por su antecesor, Donald Trump.

«La democracia ha vencido», había sentenciado Joe Biden en su discurso de investidura, en el que invocó la necesaria «unidad» a la par que dejaba claro quiénes son los que fomentan la división: los racistas, los negacionistas, los que difunden el odio y el miedo en su propio beneficio, los que no respetan la verdad de los hechos.

«Vamos a actuar con urgencia en este invierno de peligros y posibilidades. Pocos momentos en nuestra historia han sido tan desafiantes y difíciles como este en el que vivimos», había dicho en su toma de posesión.

«Esto solo es el comienzo», ha dicho Biden en la Oficina Oval de la Casa Blanca. «Voy a comenzar manteniendo las promesas que le hice al pueblo estadounidense. Falta mucho camino. Estas son solo órdenes ejecutivas. Son importantes pero vamos a necesitar leyes para mucho de lo que vamos a hacer».

Su mandato, según ha expuesto en su discurso, se centrará en la lucha contra la pandemia y la crisis económica consecuencia de la propagación del virus, la protección medioambiental y la reforma migratoria.

«Hay que reconstruir la columna vertebral del país: la clase media. Creo que vamos a tomar decisiones osadas y vitales. No hay tiempo que perder: comenzamos ahora», ha declarado Biden.

Para ello ha aprobado varias órdenes ejecutivas encaminadas a proteger de las consecuencias económicas de la pandemia. Ha pedido que se extiendan las moratorias de desalojo de viviendas. También ha solicitado moratorias sobre los pagos de préstamos de los estudiantes.

1. Sobre la pandemia

El primer decreto que ha firmado Joe Biden se refiere al uso de las mascarillas, que serán obligatorias en los primeros cien días de su mandato en todos los edificios oficiales. Biden, que siempre va protegido contra el coronavirus al contrario que su antecesor, se ha planteado como objetivo una vacunación masiva de los estadounidenses.

Justo horas antes de que Biden asumiera el poder, EEUU sobrepasaba los 400.000 muertos, más que soldados fallecidos en las dos guerras mundiales y en Vietnam. En su discurso ya dijo que

Estados Unidos volverá a pagar sus contribuciones a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que fue objeto de duras críticas por parte de Trump. El presidente saliente decidió retirar al país de la organización por sus sospechas de favoritismo hacia China. Este jueves el epidemiólogo en jefe, Anthony Fauci, va a participar en la reunión de la OMS este jueves.

2. Sobre medio ambiente

Estados Unidos, como ya anunció Biden, vuelve al Acuerdo de París, que firmó Barack Obama en 2016. En noviembre pasado, EEUU se retiró por deseo del presidente Trump. La lucha contra el medio ambiente es prioritaria para el gobierno de Biden y Harris, que ha designado a John Kerry como enviado especial para el Medio Ambiente. Fue precisamente Kerry como secretario de Estado quien había firmado en 2016 el Acuerdo de París.

El presidente también ha dado los primeros pasos para bloquear el controvertido proyecto del oleoducto Keystone XL, por el que se moverían cerca de un millón de barriles de petróleo desde Alberta (Canadá) hacia la costa oeste estadounidense.

A su vez establece una moratoria temporal sobre la explotación de petróleo y gas en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico.

3. Sobre inmigración

Biden se ha comprometido en cambiar la política de migración de Trump y desde el primer minuto ha querido dar muestras de su firme voluntad para lograrlo. No va a dedicar más fondos a la construcción del muro con México, uno de los proyectos más queridos por Trump. El presidente saliente visitó el Muro pocos días antes de dejar el cargo a modo de despedida.

Los dreamers, los jóvenes latinoamericanos ya nacidos en Estados Unidos, ya no correrán riesgo de ser deportados. En una orden ejecutiva se detalla su protección y se les otorga permisos de trabajo. Biden ha prometido que va a promover en el Congreso que tengan la nacionalidad antes de ocho años.

También se deroga la prohibición de viajar a varios países de mayoría musulmana, otra de las órdenes ejecutivas de las que presumía Trump.

La vuelta al aburrimiento

La jornada de toma de posesión fue extraordinaria. Apenas siguieron en directa el acto solemne unas 1.100 personas, aunque todo el mundo estuvo pendiente de lo que ocurría en el Capitolio. Unos 25.000 soldados de la Guardia Nacional se desplegaron por el centro del poder en Washington para impedir algo parecido al asalto que se vivió el pasado 6 de enero.

Los analistas prevén que con Biden habrá una vuelta al aburrimiento. Como apunta Roger Senserrich, autor de la newsletter Four Freedoms en su cuenta de Twitter, «ahora se hablará de políticas públicas, de impuestos, de nuevo el aburrimiento, para bien».

Finalmente el 20 de enero, con todas sus excepcionalidades por la pandemia y el reciente asalto, fue una fiesta de la democracia que tuvo como protagonista a Joe Biden y a Kamala Harris, la primera mujer vicepresidenta de Estados Unidos.

Comentar ()