El primer ministro francés, Jean Castex, ha anunciado este viernes el confinamiento de la región de París y otros 16 departamentos a causa de los repuntes de coronavirus en el país, que han dejado en las últimas 24 horas 34.998 contagios y 268 fallecidos.

«La progresión de la epidemia se acelera notablemente», afirmó Castex en una rueda de prensa, en la que anunció las duras medidas para la capital francesa y otros territorios en todo el país. Especialmente en el norte. «Conocemos la causa: la llegada de la variante británica que representa casi las tres cuartas partes de los contagios. Es más virulento y potencialmente más grave», ha explicado el primer ministro francés.

Los departamentos afectados, entre ellos París, son ocho en Ile-de-France, cinco en Hauts-de-France, Alpes-Maritimes, Seine-Maritimes y Eure.

En estos lugares, permanecerán abiertas las escuelas y los negocios esenciales, pero deberá cerrar todo lo demás. Además, los viajes interregionales quedan prohibidos y se permitirán las salidas al aire libre sin límite de tiempo pero en un radio de máximo de 10 kilómetros desde el domicilio.

Las medidas se aplicarán al menos durante cuatro semanas.

Además, el primer ministro francés ha anunciado que se retrasará en todo el país el toque de queda durante una hora. Actualmente, está en vigor en toda Francia a las seis de la tarde, y pasará ahora a aplicarse desde las 19.00.