Los franceses dan muestras de profundo hastío tras la crisis provocada por la pandemia del coronavirus: dos de cada tres se han quedado en casa este domingo y no han acudido a las urnas en la primera vuelta de las elecciones regionales y departamentales que se interpretan como un test con vistas a las presidenciales del año próximo. La abstención ha llegado al 67,8%. Son 18 puntos más que en la última convocatoria regional. Es la peor tasa de participación de la V República.

En la región de Grand Est la abstención ha superado el 70% y en el Pays de la Loire ha sido de un 69,8%. Córcega es la región con mayor movilización con un 44,1%. Como razones de este abandono de las urnas los franceses citan que estas elecciones no cambiarán nada su vida personal (40%) o la situación de la región (35%). Un 34% lo hace como expresión de descontento.

La segunda lección de las regionales es la inesperada fortaleza de la derecha tradicional, encarnada en Xavier Bertrand, candidato en Hautes-de-France, que ha frenado el ascenso de Reagrupamiento Nacional, la formación de ultraderecha que lidera Marine Le Pen. Las listas de la derecha (Los Republicanos y varios conservadores) tendrían 28,7%, mientras que las de izquierda lograrían un 34,4% (los socialistas mantienen el tipo con un 18%).

Una tercera lección sería que se confirma la debilidad de la mayoría presidencial que apoya a Macron: son quintos, por debajo de los ecologistas. La llamada mayoría presidencial (La República en Marche/ Modem y Agir) apenas llega al 10,9%, menos que los ecologistas (13,2%), mientras que Reagrupamiento Nacional obtiene un 18,9, segundos pero menos de lo esperado. Son diez puntos menos de los logrados en la primera vuelta en 2005.

El director de Opinión de la empresa Ifop se refería a la abstención como un «auténtico seísmo electoral» en declaraciones a LCI. Solo un tercio de los franceses convocados a votar lo ha hecho.»Es un récord en la V República. Unos 32 millones de franceses no han acudido a las urnas».

En la primera vuelta de las regionales en 2015 la abstención fue del 50,09% y en 2010 llegó al 53,67%. Los peores escrutinios, en términos de participación electoral, fueron hasta ahora las elecciones europeas de 2009 con un 59,37% y la segunda vuelta de las municipales de junio de 2020, en plena pandemia, con un 58,6%.

En el Palacio de Matignon esperaban los resultados el domingo desde las 19 horas los consejeros del presidente, Thierry Solère y Stéphane Séjourné, y Stanislas Guérini, delegado general de La República en Marche. También estaban los ministros de Marlène Schiappa, Stéphane Blanquer, Olivier Dussopt, Gabriel Attal y Emmanuelle Wargon.

La irrupción de Xavier Bertrand

Las regiones en Francia están lejos de tener el peso de las autonomías en España o los Länder en Alemania. Sin embargo, la convocatoria a las urnas se considera una prueba de fuego para el presidente, Emmanuel Macron, y para quien previsiblemente será su principal rival, la líder de Reagrupamiento Nacional, antes Frente Nacional, Marine Le Pen. Ya se enfrentaron en 2017 y Le Pen perdió, como lo hizo su padre frente a Chirac en los 80, por el frente republicano, pero la distancia ya se iba acortando.

Pero en estos comicios quienes han dado la campanada son los candidatos de la derecha tradicional. Ha salido reforzado el aspirante al Elíseo de Los Republicanos, el ex ministro Xavier Bertrand, claramente en cabeza en Hautes-de-France con un 43,1% de votos frente al candidato de Reagrupamiento Nacional, Sébastian Chenu (24,4%).

Hemos soltado, para romperlas, las mandíbulas del Frente Nacional. Su demagogia, sus propuestas estériles, su intolerancia, todo o que dividi y lo que es el Frente Nacional»

xavier bertrand, los republicanos

Xavier Bertrand se ha presentado como un muro de contención frente a Reagrupamiento Nacional. «Han reculado porque hemos demostrado que con trabajo, compromiso y coherencia, la política no está muerta… Hemos soltado, para romperlos, las mandíbulas del Frente Nacional, su demagogia, sus propuestas estériles, su intolerancia, todo lo que divide y todo lo que es el Frente Nacional», ha dicho Bertrand, que ya se ha postulado como aspirante a la Presidencia.

También la presidenta saliente de Ile de France, Valérie Pécresse, en cabeza con vistas a la segunda vuelta. La ex ministra destaca sobre Jordan Bardella, aspirante de Reagrupamiento Nacional.

Marine Le Pen no estaba en las papeletas en estas elecciones, donde se eligen los responsables de 13 regiones y 96 departamentos, pero se ha empleado a fondo en la campaña. En especial ha apoyado a quienes pueden dar a su partido el gobierno en una región por primera vez.

Es el caso de Thierry Mariani, ex ministro de Transportes de Nicolas Sarkozy que dejó Los Republicanos en 2019 y ahora es cabeza de cartel por Reagrupamiento Nacional en Provenza-Alpes-Costa Azul. Mariani disputará en segunda vuelta el domingo próximo esta región con el presidente saliente, Renaud Muselier, apoyado por La República en Marche, liderada por Macron. Mariani y Muselier están a menos de un punto porcentual.

Mientras que en la primera vuelta de las regionales en 2015 la formación de Marine Le Pen estaba en cabeza en seis regiones, ahora solo destaca en Provenza-Alpes-Costa Azul con Mariani. En este caso también se han quedado en casa sus votantes.

Marine Le Pen ha apelado a los votantes a que acudan a las urnas en la segunda vuelta. «Como republicana he de lamentar este desastre cívico. La abstención da una idea falsa de la representación de las fuerzas políticas», ha dicho la líder de Reagrupamiento Nacional. Conserva la esperanza de ganar el próximo domingo en las regiones donde han quedado en segundo puesto.

Tampoco Macron es candidato pero ha realizado una gira recientemente con la excusa de levantar los ánimos de los franceses tras la pandemia y exponer las líneas maestras de la recuperación. En esa gira, un espontáneo le propinó una bofetada. El quinto puesto de la llamada mayoría republicana es decepcionante, si bien en las regionales los partidos en el poder suelen naufragar.

Los partidos tradicionales, sobre todo Los Republicanos, resurgen con fuerza. Los socialistas mantienen el tipo en aquellas regiones que ya presidía. Los Verdes confirman los buenos resultados de las municipales y Reagrupamiento Nacional sufre por la histórica abstención. Habrá que esperar hasta el domingo 28 para saber si logra por primera vez una región, pero lo tiene difícil.