Internacional

El expolicía Derek Chauvin, sentenciado a 22 años y medio de cárcel por el asesinato de George Floyd

El juez justifica la pena por el hecho de que el agente no trató al afroamericano como un ser humano al no escuchar su demanda de clemencia

Collage del retrato de George Floyd con carteles de Black Lives Matter y el policía responsable, Derek Chauvin

Carmen Vivas

Por fin hemos escuchado a Derek Chauvin. Ha expresado sus condolencias a la familia de George Floyd, que murió después de que el ex policía de Mineápolis le hincara la rodilla en su cuello más de nueve minutos. Ha sido poco antes de escuchar su condena: 22 años y medio de cárcel.

En abril el jurado dictaminó por unanimidad que Chauvin era culpable del asesinato de Floyd. Varios testigos grabaron los últimos minutos de su vida, bajo la rodilla del agente. Su delito: un comerciante le acusó de haber pagado con un billete falso de 20 dólares.

«Habrá información en el futuro que podría ser de interés y espero que les dé, de alguna manera, paz mental», ha dicho Chauvin, dirigiéndose a la familia de Floyd, en la sesión final de su juicio en un juzgado de Mineápolis.

La madre de Chauvin, Carolyn Pawlenty, había pedido clemencia. «La gente nunca sabrá lo cariñoso y buena persona que es. Pero nosotros, su familia, lo sabemos».

En esta jornada en el que se ha dado a conocer la sentencia, también se ha emitido un video de la hija pequeña de Floyd, Gianna, de siete años. «Te echo de menos, papi», dice la cría.

Un antes y un después

En la lectura de la sentencia, el juez Peter A. Cahill ha dicho: «Parte de la misión del departamento de policía de Mineápolis es dar a los ciudadanos voz y respeto… Chauvin trató a George Floyd sin respeto y le negó la dignidad que merecen todos los seres humanos y que seguro que habría tenido con un vecino o un amigo».

La pena es menor de los 30 años que pedían los fiscales, pero está muy lejos de las demandas de la defensa de Chauvin, que ahora tiene 45 años. Como pronto estará entre rejas hasta 2035 o 2036, según los expertos citados por The New York Times.

El caso de George Floyd marca un antes y un después. Es la primera vez que un policía se sienta en el tribunal por abusos contra un afroamericano. La condena, que al no haber delitos previos tendría que haber sido de 12 años, es mayor por el daño ocasionado. Y sin duda por el simbolismo de este crimen. Incluso el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, intervino para pedir un castigo ejemplar.

Te puede interesar

Comentar ()