La muerte de George Floyd a manos de un policía blanco en Mineápolis ha desatado una de las mayores protestas raciales de todos los tiempos en Estados Unidos. Floyd estuvo casi nueve minutos asfixiándose mientras el Derek Chaubi le clavaba la rodilla en el cuello. «I can’t breathe», gritó varias veces Floyd antes de dejar de respirar. «No puedo respirar», repetía, tres palabras que se han convertido en un símbolo de la lucha racial en todo el mundo. Esta es la secuencia completa de los hechos, ocurridos el 25 de mayo de 2020.