Visitantes con el uniforme del ejército rojo alzan sus manos frente al monumento del fundador de la República Popular China Mao Zedong.

Visitantes con el uniforme del ejército rojo alzan sus manos frente al monumento del fundador de la República Popular China Mao Zedong. EFE

Internacional

La evolución de la propaganda del PC Chino: mismo mensaje, diferentes medios

Cien años después de la fundación del Partido Comunista Chino su mensaje permanece indemne. El régimen chino ha fundamentado históricamente su fortaleza en uno de sus pilares por excelencia: la propaganda. El desarrollo de la sociedad, de las redes, o de los medios de comunicación no ha impedido que este arma política sea aún más poderosa en pleno sigl0 XXI.

«Los intereses del partido son lo primero». Este mantra pronunciado por el fundador de la República Popular China, Mao Zedong (1896-1976), retumba en el cerebro de los ciudadanos chinos décadas después. Bajo ese lema se escudan cualquiera de las terribles consecuencias que ha sufrido el pueblo por las actuaciones del régimen. El método que sigue el actual líder chino, Xi Jinping, es una evolución de las líneas que siguieron sus predecesores años antes.

Xi Jinping mantiene el empeño de transmitir un mensaje único sobre todo lo ocurrido en los 100 años que comprenden la fundación del Partido Comunista Chino con la actualidad. La comunicación -como hacía con Mao Zedong, Hua Goufeng, Deng Xiaoping y Hu Jintao- subraya la heroicidad de los padres del Partido Comunista Chino, al que se le atribuyen todos los logros de la nación y la figura como protector de los ciudadanos. Xi Jinping sostiene la teoría que tanto ha calado entre los chinos, pero ha innovado en la manera de expresarla.

Mensaje único y depurado

El líder chino ha velado desde su llegada al cargo en 2012 por eliminar cualquier referencia que vaya en contra de la versión oficial y única. Xi Jiping basa su futuro y el de la nación en la instauración de un pasado pulcro y heroico que iluminará a las nuevas generaciones. Éstas comprenderán que todo lo bueno que sucede en China sólo ha sido posible gracias al Partido Comunista Chino.

Como hacía Mao hace medio siglo con la eliminación en las fotos de los altos cargos que no habían conseguido el éxito establecido, Jinping ha destruido todo aquello que contradiga la versión oficial de la República Popular. China facilitó un teléfono y un portal de internet a través de la Administración Central del Ciberespacio (ACC) para notificar casos en los que se no se siga la versión oficial. En tan sólo un mes la ACC confirmó que habían censurado dos millones de comentarios.

La última ingeniosidad de Jinping para ensalzar el cometido del Partido Comunista Chino viene de la mano del 100º aniversario mencionado. Se trata del Museo de la Fiesta Comunista de China en Pekín, en el que objetos, uniformes, libros, estatuas, cuadros, carteles, banderas o películas homenajean los 100 años de la creación del Partido Comunista Chino. Una de las plantas del museo propagandístico chino está casi enteramente destinada a los éxitos de Xi Jinping, lo que sirve de introducción para el resto de la exposición. Jinping consigue de esta manera establecer un vínculo entre el idolatrado Mao y él.

Incluso se ha creado una obra de teatro, ‘Regreso a Yanan’, que glorifica la marcha del Ejército Rojo durante la guerra civil de 1934. Ésta se interpreta en el teatro del complejo comunista revolucionario chino que ha construido el Grupo Wanda por 1,54 billones de euros en Yanan, que comprende una calle roja, tiendas, galerías, hoteles y un lago entre otras cosas. Además, desde abril hasta diciembre de 2021, las salas de cine chinas estarán obligadas a proyectar dos «obras estrechamente enfocadas en los temas de amar al Partido, amar a la nación y amar el socialismo» por semana.

Te puede interesar

Comentar ()