Las elecciones celebradas en Marruecos ya tienen un claro perdedor: los islamistas en el poder desde hace una década, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), islamista, que ha pasado de 125 diputados a 12, según ha informado el ministro del Interior, Abdelouafi Laftit. También hay un contundente ganador: la Reagrupación Nacional de Independientes, formado por tecnócratas y liderado por Aziz Ajanuch, magnate del petróleo, que se perfila como próximo primer ministro. Ha logrado 97 escaños. La participación ha sido superior al 50%.

Otros dos partidos de tendencia liberal, el Partido de la Autenticidad y la Modernidad y el Partido de Istiqlal han conseguido 82 y 78 diputados. Los resultados definitivos se darán a conocer este jueves. Los islamistas han pagado por la gestión de la pandemia y por sus divisiones internas.

La Reagrupación Nacional de Independientes, creado en 1978 por un cuñado del rey Hasán II, padre del actual monarca, Mohamed VI, había logrado 37 escaños en las elecciones de 2016. El lema de su campaña ha sido: «Mereces lo mejor», en dialecto marroquí.

Es uno de los pocos partidos presentes en la política marroquí que no nació del Movimiento Nacional, la organización anticolonialista de los años 50 que luchó por la independencia de Francia y que es la matriz de la mayoría de las formaciones marroquíes, según informa la agencia Efe.

Ha participado en los gobiernos del líder histórico de la izquierda marroquí Abdelrahman Yusufi en 1998, así como del dirigente islamista Saadedín el Otmani en 2017, moderó los discursos y las políticas de sus coaliciones gubernamentales. Esta formación está formada por empresarios, tecnócratas, altos funcionarios, así como activistas de la sociedad civil e intelectuales.

En el último mandato el RNI tenía cuatro de las 24 carteras del gobierno saliente, entre ellas la de Economía y Finanzas, con Mohamed Benchaaboun al frente, y la de Industria, con Hafi Alami.

Empresario millonario y ex ministro

El líder de la formación política ganadora en Marruecos, Aziz Ajanuch, de 60 años, era titular de Agricultura y Pesca en el gobierno saliente. Es un adinerado empresario con una gran fortuna forjada en el sector de hidrocarburos. También posee negocios en telecomunicaciones y banca. El rey será quien nombre a los ministros y probablemente designe a Ajanuch, cercano al monarca, como primer ministro.

Es la persona más rica de Marruecos después del rey Mohamed VI. La fortuna de Ajanuch, que posee el grupo Akwa, asciende a unos 2.000 millones de dólares (unos 1.700 millones de euros), según la revista Forbes.

Padre de tres hijos, su esposa, Salua Idrisi Ajanuch, también es una empresaria muy conocida en el país magrebí. Es directora ejecutiva del grupo Aksal, que tiene el 50% del Morocco Mall, uno de los centros comerciales más grandes de África.

España mira con atención la evolución política en Marruecos. Está en vías la recuperación de la relación, que quedó muy deteriorada por la crisis generada tras la atención hospitalaria en España del líder del Polisario, Brahim Ghali. Los dos países retiraron sus embajadores y se espera que en breve haya relevo. El cambio en el Ministerio español de Exteriores se atribuye en parte a esta crisis.