El presidente de Filipinas, Rodgrigo Duterte, ha anunciado este viernes una prórroga por un año más del «estado de calamidad» impuesto en el país en el marco de pandemia.

Duterte ha firmado una extensión del estado de emergencia hasta el 12 de septiembre de 2022, más allá de su mandato como presidente. Las elecciones presidenciales en Filipinas está previsto que se celebren en mayo de 2022.

El mandatario aplicó por primera vez este estado de emergencia en marzo de 2020, por un periodo inicial de seis meses, con la intención de facilitar al Gobierno la implementación de un confinamiento para evitar la propagación del coronavirus. Tras ese tiempo, lo extendió por un año.

«El número de casos positivos de coronavirus y de muertes sigue aumentando a pesar de los esfuerzos e intervenciones para contenerlo», recoge el documento firmado por Duterte para la ampliación.

Esta prórroga permitirá a las autoridades seguir aplicando el programa de vacunación contra el Covid y utilizar los fondos adecuados en sus esfuerzos de respuesta al coronavirus, además de permitir «supervisar y controlar los precios de las necesidades básicas y los productos básicos, y proporcionar servicios básicos a las poblaciones afectadas», según el documento firmado por Duterte.

Este viernes, el Ministerio de Salud ha confirmado 17.964 casos adicionales de contagios, lo que eleva el número total de casos en el país a más de 2,17 millones. El número de muertes en las últimas 24 horas ha sido de 168, para un total de 34.899.

Más de 15 millones de filipinos, es decir, más del 13 por ciento de la población total de Filipinas, han sido vacunados hasta ahora. La intención del Gobierno es vacunar al 70 por ciento de la población para finales de año, y al 90 por ciento en 2022.